La UE advierte a Trump: «Si tiras piedras, mejor no vivas en una casa de cristal»

El Eurogrupo critica las amenazas de Washington y el ministro español, Román Escolano, señala que «el proteccionismo es un error histórico»

ADOLFO LORENTE

bruselas. Sigue la disputa comercial entre Estados Unidos y la UE. Sigue la tensión, el desconcierto y, sobre todo, la incertidumbre. ¿Reculará al final Donald Trump en su pretensión de imponer aranceles del 25% y el 10% al acero y el aluminio europeos? Todo es posible. Con Trump, la moneda al aire se convierte en rutina. Ayer, la frase del día la acuñó Enrico Brivio, portavoz de la Comisión en materia de Comercio: «Si alguien comienza tirando una piedra, debe estar seguro de no vivir en una casa de cristal». No fue una afirmación casual. La llevaba escrita. La UE no quiere guerras, pero si la hay, irá con todo. De tú a tú. Así lo ratificaron los ministros del Eurogrupo, reunidos en Bruselas para seguir debatiendo sobre el futuro institucional de la Eurozona de cara a la cumbre de la semana que viene. Sin embargo, la disputa con Washington fue el tema estrella a la llegada de los ministros de Economía de los 19. Entre ellos, el español Román Escolano, que debutó en Bruselas tras recoger el testigo de Luis de Guindos. «El proteccionismo es siempre un error político e histórico», señaló. «Dos zonas económicas y comerciales tan importantes como la UE y EE UU no pueden entrar de ninguna forma en una escalada comercial».

Un sentir compartido por los principales ministros del bloque, como el francés Bruno Le Maire, quien advirtió de que en una guerra comercial «sólo habrá perdedores». «Esta decisión no es anecdótica, tiene un impacto sobre el multilateralismo y en las relaciones entre Estados Unidos y la UE. Nuestra reacción debe ser fuerte y unida», zanjó. Por su parte, el alemán Peter Altmaier, ministro de Finanzas en funciones, intentó rebajar la tensión actual al defender que «es responsabilidad de todos mantener el comercio internacional tan justo y abierto como sea posible».

Pendientes de Twitter

«No nos gustan las guerras, todos hemos tenido malas experiencias con ellas, pero, por supuesto, debemos estar preparados para cualquier tipo de medida de respuesta si se confirma que hay demasiada agresividad desde el otro lado», aseguró el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici. La consigna de la Comisión liderada por Jean-Claude Juncker es clara: diplomacia, firmeza y contundencia. Para muestra, las palabras de la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström: «Recientemente, hemos visto cómo se usa como un arma para amenazarnos e intimidarnos. Pero no tenemos miedo, nos defenderemos de los abusones», recalcó.

Bruselas vive expectante del Twitter de Trump. Ayer volvió a recurrir a él y parece que ya no vincula los aranceles a la OTAN, sino a las tarifas que la UE impone a productos manufactureros y agrícolas norteamericanos. De hecho, aseguró que están negociando una rebaja con la UE. En la UE, sin embargo, lo niegan y se limitan a pedir claridad para saber a qué atenerse. En realidad, si las palabras de Trump son ciertas, no se estaría haciendo otra cosa que negociar un acuerdo bilateral como el TTIP, que él mismo frustró. Nadie sabe qué pasará, pero la patronal europea del acero, Eurofer, insistió en pedir que las aguas vuelvan a su cauce.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos