Abertis gana 897 millones, un 13% más, en plena guerra de opas

El ya ex consejero delegado de Abertis, despidiéndose ayer en la sede de la compañía. :: efe/
El ya ex consejero delegado de Abertis, despidiéndose ayer en la sede de la compañía. :: efe

José Aljaro, primer ejecutivo tras la marcha de Francisco Reynés a Gas Natural, subraya la voluntad de la empresa de vender Hispasat

AMPARO ESTRADA MADRID.

La concesionaria de autopistas Abertis se encuentra en plena guerra de opas y su hasta ahora consejero delegado, Francisco Reynés, se ha marchado a presidir Gas Natural. Por eso, la presentación de resultados celebrada ayer reunía un interés especial. Los números no defraudaron. El beneficio de Abertis creció un 13% en 2017 hasta los 897 millones de euros -impulsado por la mejora del margen operativo y la mayor aportación del negocio en Francia e Italia- y sus ingresos también crecieron un 13% superando por primera vez los 5.000 millones de euros. Durante el ejercicio pasado, la empresa invirtió la cifra récord de 3.600 millones de euros, la mayor parte para adquisiciones en Francia, Italia, India y Brasil. Por todo ello, el nuevo primer ejecutivo interino hasta que se resuelvan las opas, José Aljaro, hasta ahora director financiero de la compañía, afirmó que habían tenido unos resultados «magníficos».

El futuro de Abertis dependerá de cuál de las opas triunfe; si la italiana Atlantia o ACS, a través de su filial alemana Hochtief, que acaba de recibir luz verde de la Comisión Europea a su oferta. Aljaro se limitó a señalar que su obligación es «tratar de maximizar el precio en ambas en beneficio de los accionistas». En esta batalla tiene un protagonismo destacado el operador de satélites Hispasat, controlado por Abertis, que requeriría autorizacion del Gobierno y en concreto del ministro de Energia, Álvaro Nadal. El nuevo consejero ejecutivo subrayó que «la voluntad de la compañía es vender» Hispasat, desde antes de las opas pero ahora con más motivo para que no suponga un impedimento. Aljaro dijo que no creía que Nadal esté haciendo un «uso político» del operador de satélites para interferir en el proceso de opas: «No podemos poner en duda la profesionalidad del ministro y su equipo. Pensamos que no nos está frenando y que se está analizando de buena fe».

Otro frente abierto con el Gobierno es la responsabilidad de Abertis en el caos de la AP6 por la nevada en enero, que tuvo paralizadas durante horas a decenas de personas en la autopista. Abertis está redactando las alegaciones y aún no tiene noticia de sanciones.

La compañía mantiene su interés por invertir en España y se muestra dispuesta a optar a la licitación de las autopistas de peaje quebradas. En cuanto al traslado de sede social que, como otras muchas empresas, hizo de Barcelona a Madrid tras el 1-O, «buscando la máxima seguridad jurídica y que no tuviera impacto en las opas», Abertis no descartó una posible vuelta a Barcelona, aunque «es demasiado pronto para hablar de ello».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos