La Rioja

Los supervisores, todavía pendientes de la justicia

Los ocho ex altos cargos del Banco de España (BdE) investigados por dar luz verde a la información financiera de Bankia previa a su estreno en el mercado, pese a su «inviabilidad» -como sostiene la justicia por ahora-, siguen todavía pendientes de la Audiencia Nacional. El juez Fernando Andreu les dejó fuera de la causa tras cerrar la instrucción, pero la acusación popular que ejerce la CIC lo recurrió.

Lo hizo sosteniendo que sí habría existido dolo (voluntad de delinquir) en su actuación y acudiendo a la Sala de lo Penal de la Audiencia, que en febrero ordenó imputarles tras tres negativas del instructor. La acusación estima que varios correos electrónicos del que fuera jefe del equipo de inspectores del BdE empotrado en Bankia, José Antonio Casaus, demuestran el «perfecto y cabal conocimiento» que la jefatura del supervisor tenía «sobre la verdadera situación patrimonial de BFA-Bankia y las graves consecuencias de su salida a Bolsa».

Pero la antigua cúpula del Banco de España, encabezada por el exgobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez, sostiene que no tenían un papel «omnímodo» sobre Bankia, como se apunta. Tampoco participaron en «un inmenso complot fraudulento» como sugiere la CIC, dado que no habría «motivo o propósito definido» por el que confabularse con la dirección de esa entidad encabezada por Rodrigo Rato. Además, niegan que las deficiencias y anomalías contables de las que se ha hablado, reconocidas en parte incluso por el propio juez, «sean tales».

La diferencia es que Andreu pone el acento sobre quienes «participaron en la ficción de aparentar solvencia donde no la había». Y según él, ni el BdE ni la CNMV lo hicieron.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate