La Rioja

Dos expresidentes de Cepyme, a juicio por cobrar sueldos opacos

  • Hoy se sientan en el banquillo Barcenas y Terciado, antecesores de Garamendi, acusados de quedarse 1,2 millones de la patronal 'pequeña'

madrid. Una compensación justa aunque irregular o, por el contrario, un abuso torticero de sus funciones y una apropiación indebida. Es lo que tendrá que dirimir a partir de hoy un tribunal de la Audiencia Provincial de Madrid al juzgar a los dos expresidentes de Cepyme, la patronal de la pequeña y mediana empresa. Se trata de Jesús Bárcenas, histórico dirigente empresarial que ya ocupaba el cargo en la época de José María Cuevas en la CEOE, y de su sucesor Jesús Terciado, hombre de plena confianza del ya condenado por fraude Gerardo Díaz Ferrán. Ambos están acusados de percibir de forma opaca sueldos no autorizados con cargo a las arcas de la organización por un total de 1,22 millones durante casi tres años, «enmascarándolos» como aparentes «asesoramientos y consultorías».

La Fiscalía pide cuatro años de cárcel para cada uno como presuntos autores de sendos delitos continuados de falsedad documental y apropiación indebida, así como una multa de 10 meses cuantificada en 3.000 euros. Idéntica pena reclama para sus tres acompañantes en el banquillo: José Alberto González, José Manuel Vilar y Gonzalo Garnica. Son también ex altos cargos de la patronal 'pequeña' (todos ocuparon el cargo de secretario general), que en este caso habrían servido de cooperadores necesarios para la actuación supuestamente ilícita de sus antiguos jefes, que luego «ocultaron a los órganos colegiados».

El caso tiene su origen en una denuncia presentada en 2014 por la patronal de Salamanca, Confaes, que mantenía desde hace años una rivalidad con Terciado desde su etapa al frente de la organización empresarial de Castilla y León. En ese escrito se le acusaba de cobrar de Cepyme a través de sus empresas -Bárcenas habría hecho lo mismo, incluso simulando el alquiler de un vehículo presidencial de su propio concesionario-, aunque, oficialmente, el cargo de presidente de la misma no conllevaba más remuneración que gastos y dietas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate