La Rioja

Abertis se hace con el 91% de Hispasat y condiciona la OPA de Atlantia

Sede de la concesionaria Abertis en Madrid. :: afp
Sede de la concesionaria Abertis en Madrid. :: afp
  • La italiana habrá de subir su oferta inicial de 16.341 millones y negociar con el Gobierno ante el «interés estratégico» de algunas inversiones de la española

Los gestores de Abertis siguen sin pronunciarse de forma oficial sobre la oferta pública de adquisición (OPA) lanzada el pasado día 15 por su competidora italiana Atlantia, pero sus últimos movimientos dan a entender que de inicio el precio, 16.341 millones (16,5 euros por acción), se les antoja corto. Y lo sería, según interpretan en el sector, porque no ha tenido en cuenta los últimos movimientos de concentración de la concesionaria española.

Así, tras invertir más de 700 millones en los últimos meses para incrementar la red de vías de pago que gestiona en Italia -su extensión asciende ya a 236 kilómetros-, ayer amplió hasta el 90,7% su presencia en el capital social de Hispasat, un activo considerado «estratégico» por su presencia importante en el sector de las telecomunicaciones, incluidas operaciones con Defensa.

Lo hace tras acordar con la firma francesa Eutelsat adquirir el 33,7% que tenía, y al que había puesto el cartel de venta desde el año pasado. Sin embargo, la existencia de un pacto con sus todavía socios les concedía de plazo hasta julio de 2017 para negociar un traspaso en condiciones 'privilegiadas' -el precio final se ha cerrado en 302 millones-.

En Abertis, sin embargo, no han querido agotar ese tiempo pese a estar inmersos en pleno proceso de la OPA de Atlantia. De hecho, su movimiento condiciona de una forma u otra los planes de la multinacional transalpina dado que su presencia en Hispasat era una de las líneas rojas que había puesto el Ejecutivo a la hora de pronunciarse.

Aunque Abertis y Atlantia son dos compañías privadas y, como señaló hace poco el consejero delegado de la segunda, Giovanni Castellucci, «en este plano el Gobierno no tiene nada que decir», lo cierto es que sí dispone de la última palabra en un aspecto.: el futuro de Hispasat, donde dispone de poder de veto con la 'acción de oro'.

Este blindaje viene de la época de la privatización de las antiguas empresas públicas (Telefónica, Endesa, Iberia...) y el Ejecutivo también lo extendió a aquellas empresas que podrían condicionar la economía española u otras áreas importantes. Es lo que ocurre con Hispasat -el Estado posee el 9,6% de sus títulos-, que cuenta con siete satélites que dan servicio a más de 30 millones de personas a ambos lados del Atlántico y en 2016 facturó 229 millones.

El Ejecutivo «debe informar»

Por eso, a través de tres Ministerios distintos, el Ejecutivo ha dejado claro que «debe informar de la situación (referido a la OPA) y autorizar su transmisión». Y lo mismo se puede aplicar a las autopistas de peaje que explota Abertis en España, donde es el primer operador de la red de pago con 1.560 kilómetros.

«Actuaremos pensando siempre en el interés general de los españoles», advirtió esta semana el titular de Fomento, Íñigo de la Serna. Evitó, no obstante, aventurar más respecto a la oferta de Atlantia porque «tiene aún por delante un largo trámite». Lo primero es ser admitida por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) si cumple los requisitos formales y, ya en una segunda fase, aprobarla si no detecta anomalías o irregularidades. A la par, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) también habrá de revisarla.

El consejo de Abertis, a su vez, no tendría que pronunciarse sobre la OPA hasta casi el final de ese proceso, aunque su intención es hacerlo antes de mediados de junio. Los principales accionistas son la Fundación Bancaria La Caixa (a través de su 'holding' industrial Criteria), los fondos Capital Group y Blackrock, así como la banca de inversión Lazard.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate