La Rioja

Vocento fija como objetivo prioritario para 2017 la recuperación del dividendo

En primer término, Luis Enríquez, Santiago Bergareche y Carlos Pazos, ayer en la junta de accionistas de Vocento celebrada en el Palacio Euskalduna de Bilbao. :: fernando gómez
En primer término, Luis Enríquez, Santiago Bergareche y Carlos Pazos, ayer en la junta de accionistas de Vocento celebrada en el Palacio Euskalduna de Bilbao. :: fernando gómez
  • Santiago Bergareche destaca el deseo del grupo de mantener «una posición activa» en el proceso de consolidación del sector de medios de comunicación

Vocento se plantea como uno de los objetivos prioritarios para 2017 la recuperación del dividendo. Así lo indicó ayer ante la junta general de accionistas el presidente del grupo, Santiago Bergareche, quien matizó que este camino debe ser compatible con el ofrecimiento a los lectores de «nuestra consolidada línea editorial y de una información de calidad e independiente».

La junta aprobó las cuentas correspondientes al ejercicio de 2016, marcadas por la generación de caja positiva en el negocio ordinario y también por los efectos negativos de los cambios en la regulación del impuesto de sociedades, aprobados por el Gobierno en el último trimestre del pasado año.

En 2016 la compañía ha conseguido cumplir con los objetivos que se había marcado de mejorar su rentabilidad y reducir de forma significativa el endeudamiento. Los ingresos alcanzaron la cifra de 448,8 millones de euros, con un descenso del 4%, en un contexto errático de la inversión publicitaria que se relajó en la segunda mitad del año.

Los ingresos en el área digital ya suponen el 12% sobre el total y el 31% de los que proceden de la publicidad, con una clara tendencia de ascenso. El Ebitda comparable -el resultado bruto de explotación al margen de elementos no recurrentes- alcanzó los 52,2 millones de euros, con un incremento del 4,1% sobre el ejercicio anterior.

Cambio de modelo

Santiago Bergareche se refirió también en la junta de accionistas a la vocación del grupo Vocento de tener «una posición activa en el proceso de consolidación» del sector de medios de comunicación que, previsiblemente, se va a producir en España a medio plazo. El sector, recordó el presidente del grupo, vive en estos momentos «un cambio en el modelo de negocio, que ha generado una compleja situación y que pone a prueba las capacidades de reacción de los medios tradicionales». La irrupción del mundo digital y el cambio de costumbres que ello ha generado en los consumidores son los ejes sobre los que se desarrolla esa profunda transformación que, previsiblemente, va a generar también cambios en la estructura empresarial del sector.

En este contexto, para mantener una estructura solvente y tener margen de maniobra ante futuras oportunidades corporativas, el presidente destacó el esfuerzo realizado el pasado año por la compañía para proseguir con la reducción del endeudamiento. Al final del ejercicio, la deuda financiera neta se situaba en 66,4 millones de euros -tan sólo 1,3 veces el Ebitda-, lo que supuso un descenso del 39%.

Esa reducción de deuda fue posible gracias a un flujo de caja positivo que tuvo una doble vertiente. De un lado, los 21 millones de euros de caja generados por la actividad ordinaria, a los que se sumaron otros 35 millones con carácter extraordinario, procedentes de la venta de la sede de ABC en Madrid.

Generar caja

La cuenta de resultados del grupo en 2016 hubiese arrojado en circunstancias normales -sin los efectos extraordinarios de carácter positivo y también negativo- un resultado de 3,2 millones de beneficio neto. Sin embargo, las modificaciones introducidas por el Gobierno central en el impuesto de sociedades, con el objetivo de aumentar su ingreso a corto plazo para aliviar el déficit público, han tenido un impacto negativo en las cuentas de Vocento aunque tan sólo en su vertiente contable y no de caja.

Dicho impacto ha sido doble. De un lado se ha limitado la capacidad para compensar pérdidas de ejercicios anteriores, al tiempo que también se han introducido trabas fiscales a algunas provisiones. En este último caso y aunque la nueva legislación da un plazo de cinco años para adaptarse, Vocento -explicó ayer a los accionistas el consejero delegado, Luis Enríquez- ha decidido absorber de una sola vez este impacto. Con todo ello, el grupo cerró el pasado ejercicio con unas pérdidas de 60 millones de euros.

Santiago Bergareche reiteró a su vez que la estrategia económica del grupo está volcada en la diversificación y el incremento de los ingresos, la reducción de costes y la generación de caja. En la vertiente de la actividad, los ejes claves se sitúan en la potenciación de las marcas líderes -una venta diaria de 350.000 ejemplares-, el mantenimiento y la mejora de la calidad de los contenidos y el desarrollo de nuevos negocios digitales.