La Rioja

El Banco de España insta ahora a las entidades a no «engañar» cuando vendan sus productos

El subgobernador del Banco de España, Javier Alonso. :: b. díaz
El subgobernador del Banco de España, Javier Alonso. :: b. díaz
  • El subgobernador, Javier Alonso, pide esfuerzos para que el cliente entienda las cláusulas de los contratos, como en el caso de las hipotecas

Madrid. El subgobernador del Banco de España, Javier Alonso, ha lanzado un aviso a las entidades financieras al aconsejarles que trabajen bajo unos parámetros de mayor «veracidad» a la hora de tratar con sus clientes tanto en la venta de productos como en el día a día de sus relaciones financieras. Y lo ha hecho para advertirles de que no deben llevar a cabo estrategias de comercialización «engañosas» en cuanto a los nombres y descripciones de los activos que coloquen. Estas denominaciones «no deben ser confusas respecto a sus características de rentabilidad y riesgo», advirtió ayer en su intervención en el Encuentro del Sector Financiero organizado por ABC, Deloitte y Sociedad de Tasación.

En su primer acto público desde que asumiera el cargo a principios de año en sustitución de Fernando Restoy, el subgobernador señalaba directamente al comportamiento que han tenido los bancos ante problemas como el de las cláusulas suelo o las participaciones preferentes. En uno y otro caso la denominación incluida en los contratos -habitualmente técnica, sin aclaraciones-ha distado con respecto a la percepción que cualquier usuario medio tendría de esos productos al firmar los documentos y las consecuencias para sus bolsillos. El supervisor entra así en el debate que ha iniciado el Gobierno por el que va a modificar la Ley Hipotecaria, con la que se pretende evitar cualquier atisbo de «opacidad», tal y como apuntó el pasado miércoles el ministro de Economía, Luis de Guindos.

Javier Alonso reconoce también que «la falta de buenas prácticas» en la venta de esos productos y servicios bancarios «no ha sido ajena» al «deterioro de la confianza» que los ciudadanos han dejado de depositar en la banca después de duros años de crisis. El subgobernador asume que uno de los retos a los que se enfrenta ahora el sector financiero se centra en «fortalecer la reputación» con unas prácticas en las que debe priorizar la «sencillez» frente a cualquier otra estrategia.

Para ello, el 'número dos' del Banco de España desplegó todo un catálogo de recomendaciones a seguir por las corporaciones, aunque la propia normativa ya exige cumplir parte de estos preceptos y es el supervisor el organismo que debe velar por su cumplimiento. Hay que «evitarse el uso de términos que ofrezcan una falsa sensación de seguridad en cuanto al a percepción de una renta o interés», indicó. Además, señaló a las entidades para que realicen «mayores esfuerzos» a la hora de asegurarse de que sus usuarios sean «capaces de comprender las condiciones de la operación en cuestión» que se va a firmar en cada caso.

Alonso tampoco quiso dejar pasar por alto el hecho de que la banca «extreme el celo» a la hora de ofrecer «una adecuada información precontractual», así como para evitar la venta de productos a clientes «cuyo perfil no es apto» para comprar esos activos.

Aún más ajustes

El subgobernador no dejó pasar la ocasión para tratar sobre el ajuste que ha realizado el sector bancario. Pero lo hizo para indicar que «aún existe margen de mejora adicional». Es decir, hay espacio para recortar más sucursales y plantilla, a pesar de que, como ha recordado, desde 2007 la reducción ha sido del 37% en el caso de las oficinas y un tercio en cuanto a la masa de trabajadores.