La Rioja

El 'ladrillo', principal hándicap de las entidades al afontar su consolidación

  • Los bancos continúan con la venta de sus activos ligados al lastre inmobiliario, aunque este año aún representarán un 13% de su cartera

madrid. Si hay una piedra que pesa como una losa en los balances de los bancos ésa es la de los activos inmobiliarios que las entidades acumularon durante los años de crisis. A pesar de que durante estos últimos ejercicios se han quitado parte de ese lastre de encima, aún quedan muchos inmuebles, terrenos y créditos adjudicados, que obligan a las corporaciones a realizar provisiones y, por tanto, a detraer ese capital de sus ganancias anuales.

Mientras la banca no consiga despojarse aún más de este problema, cualquier fusión seguirá quedando apartada en el camino a la espera del mejor momento posible, cuando el saneamiento sea mucho mejor del que tienen ahora.

Hasta 2016, el conjunto de los activos problemáticos que tenía el sector en sus manos suponía un 15% de su cartera. Un año antes ese ratio se encontraba en el 16,4%, según las estimaciones de S&P, donde consideran que para este ejercicio caerá al nivel del 13% y que descenderá aún más en 2018, hasta el ratio del 11%. A pesar de estas rebajas, en otros países europeos los activos problemáticos representan solo el 3% de las carteras, como ocurre en Francia.

Los analistas del sector consideran que los bancos no atajarán de forma radical este problema si no es porque la legislación regulatoria les pueda presionar aún más para que lo hagan en los próximos años. Y ello a pesar de que, por primera vez durante la crisis, se espera que en 2017 se reduzca el 'stock' inmobiliario en términos netos. Es decir, que el volumen de aquellos inmuebles que salgan de los balances sea mayor al del que entran en sus estructuras.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido de que si el ritmo de reducción de los activos improductivos se mantiene en el nivel de los 30.000 millones por año, serían necesarios cinco ejercicios para completar la limpieza de los balances bancarios. La institución sostiene que, pese a los avances realizados hasta ahora, la solución definitiva del problema del ladrillo conllevará más tiempo del inicialmente estimado. De hecho, un reciente informe de Goldman Sachs señalaba que a la banca cotizada todavía le quedan por desaguar unos 100.000 millones de exposición al mercado 'real state'.

Colocaciones aceleradas

En cualquier caso, las entidades han comenzado este 2017 muy activas al poner en el mercado parte de sus activos. Esta misma semana, BBVA ha vendido una cartera de 14 edificios de oficinas en Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana. El valor bruto contable de la misma es superior a 300 millones. Otra de las firmas más activas del sector bancario es Bankia, después de que el año pasado consiguiera acometer la venta de 455 millones procedentes de diferentes carteras de créditos dudosos. El buen momento que vive el mercado empujará a buena parte de la competencia a seguir ese mismo camino.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate