La Rioja

Las grandes desconocidas del emporio Inditex

Nueva sede de Pull&Bear en Narón (La Coruña). :: R. C.
Nueva sede de Pull&Bear en Narón (La Coruña). :: R. C.
  • La compañía gallega no vuela sola. Más de 7.500 empresas españolas le acompañan en su expansión internacional

Lo denominan el 'efecto Inditex'. Y se diría que no tiene límites. Parece que Amancio Ortega convierte en oro todo lo que toca, pero esa riqueza no se queda solo para él, para su compañía, sino que se extiende a todos aquellos negocios que bailan a su son. Y son muchos. En 2016 el emporio dirigido por el consejero delegado, Pablo Isla, trabajó con más de 7.500 proveedores españoles, de perfil fundamentalmente textil, pero también en otros sectores como pueden ser la arquitectura, el diseño, la construcción, la seguridad, la electrónica o los servicios. Entre todas estas empresas que están bajo el 'cobijo' de la firma gallega facturaron el año pasado un total de 4.629 millones de euros -20.000 millones en los últimos cinco años- y generaron más de 50.000 puestos de trabajo indirecto a tiempo completo.

Un ejemplo del fuerte impulso que ha logrado gracias a Inditex es el de un ebanista gallego, Cándido Hermida, con una trayectoria fulgurante que ha ido de la mano de Amancio Ortega. Pasó de ser un pequeño taller creado en 1984 con apenas seis operarios y dedicado al mobiliario clásico de lujo a convertirse en una de las compañías gallegas con más dimensión en el exterior y que cuenta con unos 600 trabajadores, 500 de ellos en plantilla. Llevan más de 25 años fabricando el mobiliario para la mayor parte de las tiendas de Zara y Zara Home en cualquier lugar del mundo, adonde mueven a sus propios empleados para montarlas en el menor tiempo posible. Solo necesitan 15 días.

«Y fue algo inesperado», explica el fundador, que, con 78 años, rememora perfectamente aquel momento, allá por 1991, en que la compañía textil llamó a su puerta para pedirles que les hicieran 90 mostradores en cuatro días. «Tuvimos que trabajar en Semana Santa, pero a partir de ahí llegó nuestra expansión, crecimiento y profesionalización», cuenta Hermida desde su sede en la localidad coruñesa de Narón.

Después comenzaron a llegar los pedidos de otras marcas de renombre: Loewe, Michael Kors o Carolina Herrera. Son capaces de levantar un córner de estas firmas en El Corte Inglés en una noche, todo en madera, a gusto del cliente e incluyendo también logos, metal e iluminación. Pero no solo se limitan al sector textil, sino que se han diversificado de tal forma que la actividad naval y hotelera también les da mucho trabajo. Así, construyen camarotes de lujo para barcos como los del astillero inglés Sunseeker o crean las habitaciones de hoteles tan importantes como las cadenas Westin, Intercontinental o AC. Y un encargo muy especial: los diez vagones del AVE a La Meca en los que viajará la familia real saudí.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate