La Rioja

El FROB admite ajustes en plantilla y oficinas tras la fusión de Bankia y BMN

  • El Estado se podría apuntar una pérdida al valorar Mare Nostrum en 690 millones frente a los 1.453 millones que calculaba hasta ahora

madrid. Habrá efectos colaterales una vez materializada la integración de Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN) a la que se encaminan las dos entidades a instancias del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Entre los análisis planteados para recomendar la fusión se encuentra la partida dedicada a las sinergias, y que supondrán «ajustes», aunque siempre «menores» debido a que el «solapamiento entre ambos grupos es pequeño» en la actualidad.

Así lo admiten fuentes del FROB, donde indican que cualquier modificación que sufra el nuevo conglomerado incidirá en sus estructuras en lo relativo a las necesidades regulatorias o a las de financiación. Pero también incorporan a esta lista una «reducción de la capacidad productiva» que afectaría a oficinas y personal.

De las 2.584 sucursales con las que cuentan ambas entidades, el 72% corresponden a Bankia y el 28% restante a BMN. A día de hoy, las mayores duplicidades se centran en la Comunidad Valenciana, y en menor grado en Andalucía, Baleares y Madrid. En cuanto a plantilla, el grupo contará, de partida, con más de 17.000 empleados.

El fondo también admite que podría tener que apuntarse unas pérdidas en su cuenta de resultados a raíz de la fusión entre ambos bancos en los que cuenta con una participación del 65%. Y ello a pesar de que la fusión se considera como la mejor opción para los intereses del Estado, frente a una venta de BMN.

Independientemente de la ecuación de canje de acciones que se establezca entre ambos grupos para culminar la integración -una firma es cotizada y la otra no-, parece claro que Bankia asumirá BMN a un precio de unos 690 millones, que es como ahora lo valora el FROB a raíz de los estudios encargados a AFI. Sin embargo, en sus últimas cuentas anuales, de 2015, el fondo estatal fijaba en 1.453 millones el valor de su 65% en BMN. Es decir, de partida tendría que contabilizar una pérdida de 763 millones.

En realidad, se trataría de un efecto temporal -a inscribir, en cualquier caso, en sus resultados-, a la espera de que el Estado inicie la venta progresiva de la nueva Bankia-BMN hasta finales de 2019, el plazo máximo para poder deshacer esa posición. Lo hará dependiendo de cómo se mueva el mercado, según admiten fuentes del FROB, desde donde también confirman que no se autorizará ninguna venta parcial de Bankia antes de que culmine la integración entre ambas firmas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate