La Rioja

El escándalo del 'dieselgate' atrapa ahora a Renault en Francia

Varios modelos de la marca Renault. :: afp
Varios modelos de la marca Renault. :: afp
  • El fabricante galo se expone a un delito contra la salud pública por las elevadas emisiones contaminantes de sus coches en carretera

París. 'Dieselgate', suma y sigue. Tras Volkswagen y Fiat-Chrysler, ahora le toca a Renault. La Fiscalía de París ha abierto una investigación al constructor automovilístico francés por presunto engaño en las emisiones contaminantes de sus motores diésel. La firma del rombo asegura que respeta la legislación francesa y europea. Pero los servicios técnicos gubernamentales han comprobado que en carretera los resultados multiplican los registrados en las pruebas de laboratorio.

Tres jueces instructores van a tratar de resolver el misterio de los motores Renault a gasóil. No tienen dispositivos informáticos fraudulentos como los que se descubrieron en 2015 a los Volkswagen. Contaminan poco en los controles de homologación, también conocidos como de ciclo artificial, pues no se ajustan a las condiciones reales de conducción. Pero pulverizan las normas de emisiones de óxidos de nitrógeno (Nox) en carretera cuando la temperatura exterior no es primaveral, entre 17 y 30 grados centígrados.

El sumario incoado por la Fiscalía contempla el cargo de «engaño en las cualidades sustanciales y los controles efectuados». Incluye la circunstancia agravante de que «los hechos han tenido como consecuencia volver la mercancía peligrosa para la salud del hombre o del animal». La investigación se enmarca por tanto en un presunto delito contra la salud pública más que en un posible caso de fraude industrial. El código de consumo galo prevé por esas infracciones hasta siete años de prisión con una multa que puede ir hasta el 10% de la facturación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate