La Rioja

Moncloa ve una aceleración de la economía al final de 2016 y mejora el PIB hasta el 3,3%

La directora de la Oficina Económica del presidente del Gobierno, Eva Valle. :: R. C.
La directora de la Oficina Económica del presidente del Gobierno, Eva Valle. :: R. C.
  • Es una décima más que la previsión del propio Ejecutivo y se basa en el mayor empuje del empleo, pero aún debe ser ratificado por el INE

La economía española creció más de lo previsto en 2016 hasta alcanzar un 3,3% del PIB. Esto supone una décima más que la última estimación oficial del Gobierno y significaría mejorar la cifra de 2015. Este mayor incremento es el que manejan en la Moncloa y fue adelantado ayer por la directora de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno, Eva Valle. Esto implicaría una aceleración del PIB en el último trimestre del año (en el tercero fue del 0,7%) que permitiría ganar ese impulso extra y mejorar también las proyecciones de todos los organismos internacionales. En cualquier caso, el dato deberá ser ratificado por el INE en las próximas semanas.

«Los fundamentos de la economía española son buenos», afirmó Valle durante su intervención en la primera jornada del foro 'Spain Investors Day' que reúne durante dos días a más de 150 inversores internacionales y ejecutivos de 39 grandes compañías españolas y que fue inaugurado por el Rey. Sin duda el buen dato de empleo conocido la semana pasada contribuye a este optimismo al apuntar a un mayor dinamismo -de entre una o dos décimas- en el ritmo de creación de puestos de trabajo entre octubre y diciembre. También ayudan las buenas previsiones de consumo de las fechas navideñas.

Al mismo tiempo, otra de las claves para este repunte en los últimos dos ejercicios ha sido la baja inflación (con tasas negativas durante numerosos meses). En este sentido, la responsable de la Oficina Económica aseguró que esta situación permitió ganar competitividad a las empresas españolas, algo que también se refleja en el «récord» de exportaciones. Además, Valle destacó que este avance también supone el «éxito» de las reformas del Gobierno y citó la laboral, energética o financiera. Asimismo, insistió en la importancia de la reducción del déficit para conseguir estos sólidos crecimientos.

Reformas sin marcha atrás

Algo más cauto se mostró el ministro de Economía, Luis de Guindos, que en el mismo foro de inversores unas horas más tarde no quiso confirmar la cifra del PIB. Sin embargo, dejó claro que «más importante que una décima arriba o abajo» es que 2016 ha sido «tan fuerte como 2015». Es decir, que el avance será el doble que la media comunitaria de nuevo. Una tendencia que el ministro espera que se mantenga en 2017, aunque el crecimiento será más moderado. De hecho, la previsión es del 2,5%.

Sin embargo, De Guindos advirtió de que el gran riesgo sería «revertir las reformas» en un claro aviso a la oposición, que ahora disfruta de mayoría en el Parlamento. De hecho, el ministro insistió en que sería «una mala señal para el mercado». Por eso, abogó por mantener la orientación de la política económica para reducir la deuda ante el riesgo de un repunte de los intereses. También defendió la necesidad de reformar el sistema de Seguridad Social -la previsión es que la hucha de las pensiones se agote a finales de este año- y la conveniencia de abordar la financiación de las comunidades autónomas.