La Rioja

El Ibex-35 no se apea de los 9.400 puntos, pero cierra en negativo

La Bolsa de Madrid en la sesión de ayer. :: efe
La Bolsa de Madrid en la sesión de ayer. :: efe
  • El selectivo español fue el único que terminó en números rojos entre los principales indicadores europeos

El selectivo español comenzó la sesión con leves pérdidas que fueron yendo a más hasta estabilizarse en el entorno de los 9.440 puntos en que estuvo hasta que a partir de las cuatro y media de la tarde redujo sus descensos. Al cierre, el selectivo español daba un último cambio en los 9.452 puntos, lo que supone un descenso del 0,43%. La reducción de las pérdidas tuvo que ver con las subidas por las que optaba Wall Street una hora después del inicio de la sesión.

De entre los principales indicadores europeos, el selectivo español fue el único que terminó la jornada en negativo. El mejor volvió a ser el Ftse 100 británico, que sumó otro 0,52% en su undécima sesión seguida de ascensos y su noveno récord histórico consecutivo, apoyado en la mejora de las expectativas de beneficio, a la vista de la caída de la libra esterlina. Después se colocó el Ftse Mib de Milán, con una subida del 0,33%, mientras que el Dax alemán se anotó un 0,17% y el Cac 40 francés, apenas un 0,01%.

El peor comportamiento del selectivo español se debió a las caídas que sufría la banca, aunque no sólo, dado que el grueso de los grandes valores terminó en negativo. En todo caso, parece que el rally que acumulan los principales mercados desde las elecciones americanas está comenzando a flaquear. Bien es verdad que los datos macroeconómicos, que han sido buenos desde que se inauguró el nuevo año, continúan dando soporte a los mercados. La última referencia venía, de madrugada, de China. Si bien el índice de precios al consumo se relajaba más de lo esperado, al bajar del 2,3% al 2,1% en diciembre, frente al 2,2% que esperaban los analistas, los precios de producción subieron un 5,5% ese mes, casi un punto más de lo previsto por el consenso. Ello implica que las medidas estructurales desarrolladas por el Gobierno han ayudado de verdad a reducir la sobrecapacidad existente en ciertos sectores. En el selectivo español, el Popular fue el peor valor de la jornada, con un recorte del 2,70%. Entre los peores se colocó también BBVA, con un descenso del 1,55%. Bankia también perdió más de un punto porcentual. Sabadell y el Santander también terminaron en rojo, con descensos de un 0,29% y de un 0,10%, respectivamente. Bankinter y CaixaBank aguantaron mejor, puesto que el primero terminó en tablas y el segundo se anotó un 0,09%.

En el índice bancario paneuropeo sí se vio una debilidad mayor en la banca española que en el resto: con BBVA, Bankia y el Popular entre los peores, aunque también Deutsche Bank sufrió una caída de más de dos puntos porcentuales.