La Rioja

España paga más intereses en la primera subasta de deuda pública del año

madrid. El último repunte experimentado por la inflación a finales de 2016 no ha sentado demasiado bien a los inversores, que están exigiendo más intereses por adquirir la deuda pública española. Así se demostró ayer en la subasta que el Tesoro lanzó -la primera del año-, y que se saldó con la colocación de 4.097 millones de euros en diversos tipos de activos a medio y largo plazo con un coste más elevado que en las anteriores emisiones.

En el caso de los bonos a cinco años, el Estado captó 1.077 millones a cambio de comprometerse a pagar un interés del 0,27% frente al 0,20% de la anterior subasta. En lo que respecta a los bonos a 10 años, colocó 1.706 millones, con un tipo medio del 1,45% frente al 1,42% previo. Y para las obligaciones a 30 años, el interés se situó en el 2,766% frente al 2,11% anterior para 813 millones.

Este incremento de los tipos de interés en la primera subasta del año implica un primer aviso ante lo que puede ocurrir a lo largo del ejercicio, después de que en 2016 se marcaran mínimos históricos en materia de coste de financiación pública. Los expertos vaticinan que España podría pedir en 2017 unos 190.000 millones de euros, un 17% del Producto Interior Bruto (PIB). En concreto, los vencimientos de bonos podrían llegar a los 83.900 millones, mientras que los de las letras alcanzarían los 81.162 millones. A estas cantidades habría que sumar la financiación del déficit público que genere la Administración.