La Rioja

Sudamérica apenas se recuperará de la caída del 2016

  • Argentina, Brasil y Venezuela se enfrentarán a enormes retos, externos e internos

buenos aires. Para el desarrollo de América Latina, Sudamérica ha sido en 2016 un lastre. Tras un año para el olvido, con caídas fuertes en las economías más grandes, la región tendrá un crecimiento promedio muy tenue en 2017. Argentina, Brasil y Venezuela, que vienen de sufrir descensos de diversa magnitud, enfrentarán enormes retos -externos e internos- y, si se cumplen los mejores pronósticos, podrán recuperar algo de lo perdido en el año que termina.

Según Cepal, el conjunto de la región latinoamericana muestra una caída del 1,1% en la actividad económica de 2016 y un horizonte de crecimiento del 1,3% para 2017. Sólo en Sudamérica, la caída en los últimos 12 meses ha sido del 2,4% y se espera para el próximo año una recuperación de sólo el 0,9%. El paro también se incrementará en esta subregión y los avances sociales de los últimos años -que permitieron promover a millones de pobres a la clase media- estarán en riesgo.

Venezuela es el país que más se retrasó en 2016 con un 9,7% de caída y se aguarda otro descenso del 4,7% para 2017. Pero también Brasil continúa dando señales de alarma. Tras dos años de caídas en torno al 3,5%, las proyecciones para el país en 2017 apenas marcan un avance de entre el 0,4% y el 0,7%. La falta de resolución de su crisis política neutraliza los eventuales efectos que podrían tener medidas de alto coste social y político, como limitar el gasto público durante 20 años.

Argentina supera el bache

Argentina, que ha caído en 2016 más del 2%, parece que superará el bache en 2017, según coinciden en señalar las diversas estimaciones. Los observadores vaticinan un crecimiento de entre el 2,3% y el 3,5%, un porcentaje cercano a lo que acaba de perder. En este escenario futuro, de un nivel de actividad mediocre, el reciente cambio de ministro de Hacienda profundiza los temores de los mercados, que asisten a las dificultades del Ejecutivo del país para lidiar con el ajuste y la gobernabilidad.

Los analistas señalan que una serie de fenómenos incrementó la incertidumbre y los desafíos para los países de la región y sobre todo para Sudamérica, donde las economías grandes venían de un período de crecimiento sostenido a fuerza de protección arancelaria y subsidios del Estado. En ese pasado reciente, la expansión recibió además el impulso de un aumento del precio de las materias primas, sus principales exportaciones. Pero todo lo bueno llega a su fin. Los precios comenzaron a declinar y en 2017 se aguarda una muy leve recuperación.

Aun así, la subregión deberá sortear otros obstáculos. El anunciado aumento de las tasas de interés en EE UU y el mayor proteccionismo en los países desarrollados. Sudamérica necesita imperiosamente recuperar la inversión y el consumo y evitar caer en un proceso de aumento del endeudamiento externo para pagar gastos corrientes.

es la recuperación esperada de la zona, que se ampliaría hasta el 1,3% en el conjunto de Latinoamérica.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate