La Rioja

La inflación se dispara en diciembre hasta el 1,5% por el alza de la gasolina

  • Los precios suben ocho décimas, alcanzan el nivel más alto desde agosto de 2013 y restan poder adquisitivo a pensionistas y trabajadores

Gran parte de los meses de este año (ocho) marcaron una inflación negativa. Sin embargo, esos tiempos quedan definitivamente atrás después de que los precios se hayan disparado en diciembre con más fuerza de la esperada al situarse en el 1,5% en tasa anual. Es decir, más del doble que la cifra registrada en el mes anterior (0,7%). De hecho, es el nivel más elevado desde agosto de 2013. El significativo aumento de los precios ocho décimas porcentuales está directamente relacionado por el encarecimiento de los carburantes, según el dato adelantado ayer por el INE. Además, la evolución es más brusca si se tiene en cuenta que en agosto de este curso la tasa todavía era negativa. Desde entonces los precios de la cesta de la compra no han hecho nada más que subir. Y la previsión es que vaya a más durante, al menos, el primer semestre de 2017.

La subida del coste del petróleo, y por tanto de los productos energéticos con la gasolina a la cabeza, es la clave para este fuerte avance de la inflación. De hecho, los precios iniciaron 2016 en el -0,3% y alcanzaron en abril su cifra más baja (-1,1%). A partir de ese mes, y de la mano del encarecimiento del crudo, la tendencia ha sido alcista. Sin embargo, esto no ha evitado que la inflación media anual se sitúe en el -0,2%, lo que supone el tercer ejercicio consecutivo en negativo, aunque más moderado que el -0,5% de 2015. Por otra parte, el IPC armonizado (homogéneo en toda la UE) se dispara todavía más hasta el 1,4%, lo que supone un avance de nueve décimas. Este significativo repunte puede implicar que la inflación en España sea superior a la de la media comunitaria, con la consiguiente pérdida de competitividad para las exportaciones dentro del territorio común.

Una de las consecuencias de este aumento de la inflación es la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas por primera vez desde 2012. La revalorización en 2016 fue del 0,25%, el mínimo que marca la ley. Una subida que también se produjo en 2014 y 2015 pero ante la baja inflación de aquellos años los pensionistas no vieron afectado su poder de compra. Sin embargo, la situación se vislumbra diferente para 2017 después de que el Gobierno aprobase hoy la subida del 0,25% y rechazase un incremento mayor, de al menos el 1,2%, que reclamaban oposición y sindicatos. «Esta subida condena a los pensionistas a perder dinero un año más y a más pobreza», señaló UGT. Desde CC OO urgieron a modificar el sistema de revalorización.

Rechazo del Gobierno

El repunte de los precios un 1,5% también tiene un impacto negativo en el bolsillo de los trabajadores. Y es que la revalorización de los salarios en convenio hasta noviembre apenas alcanzó el 1,1% a pesar que el acuerdo entre patronal y sindicatos contemplaba un incremento de hasta el 1,5%. Precisamente por ese motivo las centrales consideran urgente aumentar las remuneraciones en 2017 entre un 1,8% y un 3% en función de la capacidad de cada empresa. Algo a lo que la CEOE y Cepyme se oponen.

Por su parte, el Ejecutivo alegó ayer que la inflación media anual fue negativa y rechazó así que tanto pensionistas como trabajadores hayan perdido poder adquisitivo este curso. Sin embargo, lo que está claro es que en 2017 esta circunstancia cambiará. La previsión del Gobierno es que en 2017 los precios acaben subiendo el 1,4%. Sin embargo, el Banco de España o la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) ya han advertido que en los primeros meses del próximo año la inflación superará «holgadamente» el 2%.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate