La Rioja

El encarecimiento del petróleo endurece la cuesta de enero con subidas de la luz y el gas

El encarecimiento del petróleo endurece la cuesta de enero.
El encarecimiento del petróleo endurece la cuesta de enero. / Archivo
  • El 2017 también llegará con un incremento de los combustibles, aunque se reducirán los peajes en autopistas y el euríbor seguirá en tasas negativas

Las doce campanadas de Nochevieja marcan el final de un año y el comienzo de otro. Pero esa celebrada transición, además de ir acompañada de copiosas cenas, reuniones familiares y una larga noche de fiestas, también tiene otro efecto secundario: cambios en las tarifas de numerosos productos y servicios. Y los españoles notarán pronto en su bolsillo que 2017 supondrá un encarecimiento de recibos como el de la luz o el gas. Y es que el repunte del precio del petróleo, que hasta ahora había beneficiado a la economía doméstica, impulsará la inflación, encarecerá los combustibles y endurecerá la temida cuesta de enero.

Electricidad. La primera sorpresa negativa llegará de la mano de la luz. La parte regulada de la tarifa se mantendrá congelada, según aprobó el Gobierno. Esto supone que se mantendrán sin cambios los costes relacionados con la distribución, transporte, insularidad, primas a las renovables... Sin embargo, esto no significa que el coste de la luz se congele en enero. Y es que la otra parte de la factura (30%) depende de lo que cuesta generar electricidad en el mercado mayorista. En este sentido, las compañías apuntan a un incremento del 19% para todo 2017 con respecto al precio medio de 2016, al pasar de 37,7 a 44,8 euros por megavatio/hora. A efectos prácticos, supondría un repunte superior al 6% en el recibo medio que finalmente se pagará durante 2017. En concreto, en enero la factura será un 16% mayor a la de hace un año.

Gas. El Gobierno congelará en 2017 por tercer año consecutivo la tarifa regulada del gas -peajes de acceso-. Sin embargo, el aumento del precio de la materia prima en el mercado hace que los expertos vaticinen un aumento del recibo medio anual del 3%.

Butano. El incremento de los precios de la energía también se dejará notar en el butano. La bombona de 12,5 kilos -usada en 8 millones de hogares- iniciará el año a un precio de 12,28 euros después de la subida del 4,8% registrada a mediados de noviembre. Ese incremento de 56 céntimos supuso el segundo consecutivo tras el incremento en septiembre y se mantendrá así hasta la tercera semana de enero, cuando se volverá a revisar siguiendo el sistema bimensual implantado para este producto. A pesar de los últimos aumentos de precio la bombona de butano en el primer mes de 2017 será todavía un 3,1% más barato que en enero de 2016. Y si se echa la vista más atrás, el coste es un 30% inferior al máximo registrado en marzo de 2015. Sin embargo, la tendencia alcista en los mercados hace prever que durante el próximo año el precio se incrementará y habrá que rascarse más el bolsillo. De hecho, el Gobierno ya justificó la subida de noviembre por un alza del 26,7% de la cotización internacional de la materia prima.

El encarecimiento del petróleo endurece la cuesta de enero con subidas de la luz y el gas

Peajes. Uno de los pocos respiros de la temida cuesta de enero vendrá de la mano del descenso en los peajes de las autopistas dependientes del Estado. En concreto, circular por estas vías descenderá de media un 0,4% en 2017, lo que significa la segunda disminución en los últimos quince años. En cualquier caso, el abaratamiento el próximo curso será algo inferior al 0,6% aplicado en 2016. El abaratamiento de los peajes se produce en un momento en el que el tráfico de estas autopistas suma su tercer crecimiento consecutivo después del desplome vivido durante la crisis. Así, hasta octubre de 2016 los vehículos diarios se incrementaron un 5,7%. Una cantidad que se eleva hasta el 7% para las ocho autopistas que deberán ser rescatadas por el Gobierno.

Salario Mínimo. El nuevo año será también positivo para aquellos trabajadores que cobren el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y que verán incrementada su remuneración un 8%. Es decir, una revalorización de 52,4 euros al mes que elevará los actuales 655,20 euros mensuales a 707,6 euros (9.906,4 euros al año en 14 pagas). Este aumento, pactado entre el Gobierno y el PSOE, supone el más potente desde hace 30 años, aunque los sindicatos consideran que es insuficiente.

Pensiones. Las pensiones subirán por cuarto año consecutivo un 0,25%, el mínimo que marca la ley. Esto supone 2,62 euros más al mes para la pensión media de jubilación (1.050 euros). El Gobierno ha rechazado un incremento mayor como le pedían sindicatos y la oposición. De esta forma, los pensionistas perderán poder adquisitivo en 2017 debido a que la previsión de inflación para el próximo año es del 1,4% debido al repunte del precio del petróleo.

Euríbor. Es otra de las noticias positivas. El euríbor a 12 meses cerrará el año alrededor del -0,080%. La previsión es que se mantenga en negativo todo el ejercicio para alivio de gran parte de los hipotecados. El ahorro será de 7,2 euros al mes para un préstamo medio de 120.000 euros a 20 años.