La Rioja

Coala pone la salsa para la restauración y clientes de toda España

Coala pone la salsa para la restauración y clientes de toda España

Logroño. La Compañía Alimentaria Coala nació de la mano de la familia Rivero, en Alfaro, hace ahora 16 años. Desde entonces, la empresa ha apostado por perfeccionar sus soluciones productivas en el mercado de las salsas, como proveedor tanto de pymes como de grandes cadenas de restauración.

«A nosotros nos demandan productos y, nosotros, para darles salida desplegamos una labor de Investigación, Desarrollo e Implementación, lo que hacemos a partir del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI)», manifiesta. Precisamente a partir de ese ente dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, con el que empezaron a trabajar en el desarrollo de reduciones de vinos y vinagres para el uso en cocina, Coala llegó a Iberaval, dado que se les exigía un aval para lograr financiación.

Al respecto, Rivero indica que «se nos pedían unas garantías, porque aparte de las características técnicas a cumplir en el proyecto con el que buscábamos apoyo, había que abordar unos factores financieros». En este contexto, manifiesta que la resolución de trámites con la sociedad de garantía fue «muy ágil» y considera que la fórmula fue «muy efectiva». En Iberaval vieron la viabilidad total de lo que se planteaba -un proyecto denominado 'Ciclos combinados de pasteurización a presión variable para la preparación de platos preparados'- y «en un mes estaba todo firmado».

Se trata de una empresa dinámica y emprendedora, que con un personal cualificado -en la actualidad trabajan en ella 17 personas- y con una amplia experiencia en alimentación, ha potenciado su fábrica con unas nuevas instalaciones, que integran 2.400 metros cuadrados, y allí operan tres líneas a la vez, donde se abordan los procesos de fabricación y almacenaje, lo que evita pérdidas de tiempo.

«Nuestro objetivo es darle al cliente lo que busca y solucionar sus problemas. Siempre aportamos productos a su medida, que creamos y desarrollamos conjuntamente, incorporando mejoras o proponiendo variantes, que deriven el producto final que se espera», explica David Rivero, socio de Compañía Alimentaria Coala, tras lo que añade que «somos una empresa que vendemos productos, pero también servicios. El producto es el fin, pero hay una amplio camino hacia su elaboración».

Entre la gama de productos que ofrecen se encuentran los de su marca comercial, MIU (amplia gama de salsas, reducciones y caramelizados para supermercados y cadenas alimentarias), y los de su marca blanca DMR, bajo la que fabrican genéricos, salsas y platos preparados para servicios de hostelería. Los que salen de sus instalaciones son bienes congelados o esterilizados de alta calidad, en envases de vidrio, cubos, lata o plástico.

David Rivero, que junto a su hermano Mario (ingeniero industrial) pilota esta compañía, apunta que, «entre nuestra amplia gama de recetas elaboramos platos de cuchara con el sabor casero de siempre» y cita, entre otros, cocido de garbanzos, lentejas guisadas, fabada, alubia roja, rabo de toro o marmitako.