La Rioja

Mirada larga, gesto amable y otras claves para formar una empresa

  • La Fombera acogió a buena parte del sistema riojano de formación de empresas, que dialogaron de forma directa con jóvenes con buenas ideas

  • Jóvenes riojanos participan en el 'Día del Emprendedor' para saber cómo su idea se convierte en un negocio

Logroño. Miraban algunos hacia su acreditación colgada del cuello con cierta curiosidad. En una época donde la tecnología lo invade todo resulta curioso observar como un mecanismo de reconocimiento 1.0 como un simple cartelito con un nombre plastificado puede generar aun cierta sensación de importancia. Nombres y apellidos para reconocerse parte de un todo, para enseñarles al resto que su carácter es especial, se sienten emprendedores, parte de ese club de personas que tienen una idea, quieren llevarla a cabo, y que normalmente lo consiguen... o eso creen.

«Somos parte de esa gente que persigue sus sueños», llega alguno a pensar pues en muchas charlas de 'coaching' se lo han repetido. «Elegimos el camino difícil», les remiten algunos seniors con éxito, «pero vuestro talento os permitirá salir victoriosos», les repiten. Éxito, triunfo, idea, negocio, 'pasta', tecnología, reconocimiento, prestigio... palabras habitualmente adheridas a la masa gris del joven inexperto, que cree tener una idea fantástica, habitualmente única, tecnológica en muchos casos, divertida por tanto, y con un gran desarrollo por delante. Casi un hobby, un juego de niños para un adolescente preocupado por su futuro y con las lógicas ganas de comerse el mundo, y de paso si puede cambiarlo, mejor que mejor.

Es, advierten los expertos, la mentalidad lógica del joven que siente el impulso de hacer cosas nuevas y diferentes. Pero caerse duele mucho. Tropezar en España puede resultar demoledor. El fracaso en la península se paga muy caro, económica y socialmente. «Pero quien no fracasa no parece estar preparado para lograr el éxito», apuntan los expertos. «Es más, en Estados Unidos, quien no pone algún fracaso en su curriculum y explica cómo lo superó es difícil que encuentre trabajo», indicó la periodista Marta Robles, encargada de la conferencia inaugural del Día del Emprendedor celebrado el pasado jueves en La Fombera.

Una jornada intensa, repleta de conferencias, y con la participación de expertos en la materia con ganas de señalar con luces de neón a los jóvenes riojanos que desean darle sentido a sus ideas de negocio un camino sinuoso, ni mucho menos de baldosas amarillas, repleto de dificultades pero también de espacio para la creatividad y el desarrollo personal. Se trata, en definitiva, de que los jóvenes sean capaces de mirar un poco más allá para advertir lo lejana que está su meta, pero a diferencia de otros, ellos al menos parecen saber lo que quieren hacer, y se les motiva para que al menos lo intenten.

La importancia del fracaso

Una forma de aprendizaje que fortalece al emprendedor

Como Marta Robles, periodista y conferenciante que acaba de escribir un libro donde analiza su relación con los temores y miedos que le han lastrado toda su vida y cómo ha sido capaz de superarlo para lograr sus objetivos y ser feliz. «Somos empresarios de nosotros mismos. Y en las organizaciones empresariales deben reconocer cuáles son sus miedos, a modo de debilidades, para poner en valor sus fortaleces y así ser cada día un poco mejores», explica. Robles dispone de su propia experiencia: una relación familiar muy particular que sin duda afectó de forma directa a su forma de verse en el mundo le aterraba. «Él fracasaba y buscaba siempre la aprobación de las personas para saber que estaba haciendo bien las cosas». Pero ha aprendido que «el fracaso es una forma de aprendizaje que nos hace más fuertes y nos permite avanzar».

La experiencia de visitar Silicon Valley

Del programa Yuzz a

la meca de la tecnología

Y para muchos de los que estuvieron por La Fombera el jueves, Silicon Valley es el lugar más extraordinario de La Tierra. No hay nada como ese espacio de la Costa Oeste estadounidense donde sucede todo lo importante. Acaba de regresar de allí Pablo Villoslada. Estuvo hace quince días. Y ha vuelto impresionado. Este joven riojano se lo contó a los que asistieron a la conferencia Yuzz. Sirvió como espejo en el que reflejarse, constatar que se puede conseguir. «Es una pasada», les dijo. Su startup Gwydeon es un proyecto dirigido al sector educativo para introducir las nuevas tecnologías en el aula de forma segura y efectiva. Introduce en el mercado un dispositivo interactivo, un pupitre digital que implementa todas las herramientas necesarias para alumnos y profesores. «Todos necesitamos formación, mentores, tutores que nos guían a la hora de tomar las decisiones de la forma más correcta y beneficiosa para nuestra empresa». A Pablo Villoslada el programa Yuzz, impartido en la Gota de Leche, bajo el auspicio del Ayuntamiento y la UR, le ha permitido dar estos primeros pasos hacia la constatación de que su tecnología puede ser un negocio rentable.

Las orientación más cercana

EmprendeRioja o cómo ayudar en el entorno local

Siguiendo una de las conferencias estuvo Jorge López, CEO de Creativitic, quien a su vez impartió su propia experiencia. López sabe cómo se siente Pablo Villoslada y reconoce gran parte del camino que le queda por delante hasta realmente observar que su idea es un negocio. «Hay que superar muchas rondas de financiación, pero sin duda el programa EmprendeRioja es una buena idea porque establece un itinerario para dar estos primeros pasos de forma correcta, para guiar a los jóvenes hacia su objetivo». Creativitic es ya una realidad, que compite en las grandes ligas, que participa en proyectos europeos y accede a partners de primera línea. «Empezamos en el Vivero y nos ayudó mucho para enfocar realmente nuestra tecnología, para ver qué podíamos hacer», recuerda... aunque arruga el gesto cuando escucha consejos sobre la financiación a la que pueden acceder los jóvenes emprendedores. «Hay que tener cuidado con estas cuestiones porque la firma es el mayo aval al que se puede enfrentar un joven. 5.000 euros no puede parecer mucho, pero lo es. Hay que ser cauto y conocer bien qué tipo de financiación se está firmando». En resumen: es normal fracasar. La diferencia es haber hipotecado tu futuro y el de los padres.

Financiación

Productos al servicio de los emprendedores riojanos

De ahí que durante este Día del Emprendedor, una de las conferencias principales fuera la que reunió en un mismo espacio a Ricari, Iberaval, Caixabank e Ibercaja. Pueden y deben y quieren financiar proyectos y explicaron los productos con los que cuentan. «¿Qué buscamos? Básicamente tres cosas: que te puedas fiar del emprendedor porque tendremos una relación que puede ser de casi cinco años hasta recuperar el dinero; segundo, que esté dispuesto a vivir esta relación en pareja, sabiendo que habrá reuniones periódicas para ver cómo se está desarrollando el proyecto; y tercero, que sea en un negocio desinvertible para en un espacio de tiempo no muy largo recuperar el dinero prestado», les contó Luis Ruano, de Ricari.

El futuro

Daniel Rodríguez o cómo el porvenir nace de una idea

Daniel Rodríguez podría ser uno de estos jóvenes emprendedores que en unos años haya logrado montar su empresa, esté pasando rondas de financiación, quizás tenga su producto en el mercado, haya visitado Silicon Valley o pueda incluso contratar a más gente... «Tengo 18 años, y una idea que me ronda la cabeza. Ya veremos», remató.