La Rioja

El coste de la energía vuelve a la carga y sin visos de que pueda descender

Domicilio de la anciana fallecida tras el incendio provocado por unas velas el pasado lunes en Reus (Tarragona). :: efe
Domicilio de la anciana fallecida tras el incendio provocado por unas velas el pasado lunes en Reus (Tarragona). :: efe
  • La luz sube ya un 8% en noviembre, a lo que se unirán las medidas adoptadas para asumir varias sentencias que elevarán el precio

Madrid. Por si los ciudadanos no tuvieran suficientes quebraderos de cabeza para hacer frente a sus recibos, el coste de la energía continúa subiendo día tras día. Y lo hace tanto por la propia evolución del mercado mayorista ('pool'), en el que se negocian los precios de la electricidad que se produce en España; como por algunas de las decisiones que el Gobierno ya ha comenzado a tomar en el sector.

Hasta mediados de mes, el precio medio de la electricidad se ha situado en los 57 euros por megavatio/hora (Mwh), lo que supone un incremento del 8% con respecto a la referencia marcada en octubre. Si se compara con el mismo coste de hace un año, el incremento supera el 11%. Estas cifras no implican que el conjunto de la factura vaya a subir en esas proporciones, porque el coste de la energía en el 'pool' se traslada posteriormente a una parte -en torno a un 30% o un 40%- del total del recibo. Pero lo que sí está claro es que habrá que pagar más por la luz consumida.

Este incremento del precio negociado diariamente se debe a la menor actividad de las centrales renovables, que son las que deprimen esos costes, aunque también hay que tener en cuenta las primas recibidas por estas fuentes de energía, cuyos importes se incorporan en la parte fija del recibo.

En lo que va de mes, son las centrales de carbón las que más energía están aportando al sistema -un 21% del total-, seguidas por las nucleares -19%- y las de ciclo combinado -un 18%-. Por el contrario, las eólicas están inyectando un 18%, mientras que las hidroeléctricas han reducido su producción hasta representar apenas un 6% del conjunto del sistema.

Además, hay que incorporar al recibo tanto el nuevo margen de comercialización del precio regulado (PVPC), que aprobó el Gobierno el pasado viernes, y que supone un incremento medio de dos céntimos al mes. El Ejecutivo también se encuentra a la espera de decidir cómo sufragar a las eléctricas la financiación del bono social: lo podrá hacer en la propia factura, o a través de los presupuestos generales del Estado.

La competencia no ayuda

En cualquiera de las modalidades de precio existentes en el mercado, la tarifa PVPC sigue siendo la más barata, al suponer un ahorro anual de 32 euros -un 6% de la facturación de 12 meses-, según el último informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El regulador subraya que el precio regulado ha sido la opción más económica entre julio de 2014 y junio de 2015.

Además, Competencia sostiene que las empresas comercializadoras de luz con ofertas en el mercado libre «no han trasladado a sus ofertas toda la bajada de precio que ha registrado la electricidad en los mercados mayoristas» durante ese periodo analizado.

Las diferencias de precios más acusadas en ese mercado liberalizado puede variar entre los 1.000 y los 1.300 euros al año, en función de la modalidad de suministro elegida por los consumidores.