La Rioja

El Gobierno advierte de que la ayuda del BCE ha alcanzado ya su límite

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ayer en la Conferencia de Banca del Santander. :: efe
El ministro de Economía, Luis de Guindos, ayer en la Conferencia de Banca del Santander. :: efe
  • De Guindos prevé incluso efectos «no deseados» si se prolongan estas políticas sobre las que Ana Botín cree que no han reactivado el crédito

madrid. La misma jornada en la que las Bolsas anticiparon un final abrupto del programa de estímulos de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) tras el triunfo de Donald Trump, y su posible repercusión en las políticas monetarias del Banco Central Europeo (BCE), el ministro de Economía, Luis de Guindos, lanzó un aviso: la senda que el organismo supervisor ha desarrollado en los últimos años «alcanza hoy claramente sus límites».

Se trata de una advertencia ante la nueva era en la que puede adentrarse la zona euro, aunque nadie espera que el BCE comience a subir tipos como mínimo hasta el año 2018 e incluso el 2019. De Guindos explicó ayer que la respuesta a la crisis ha sido «una política monetaria muy expansiva, que ha llevado a un entorno de tipos de interés ultra reducidos a nivel global que podría mantenerse durante cierto tiempo». Así lo indicó durante su intervención en la Conferencia de Banca Internacional organizada por Santander a la que acudieron numerosos representantes del sector.

Pero al mismo tiempo, el titular de Economía recordó que la extensión de estos programas monetarios «incluso plantea potenciales efectos colaterales no deseados». De hecho, Luis de Guindos recordó que las previsiones para la zona euro indican un crecimiento del PIB del 1,7% para este año y un 1,5% para el próximo, una tasa «mediocre -afirmó-, teniendo en cuenta los vientos de cola que vienen impulsándola en los últimos tiempos».

La presidenta de Santander, Ana Botín, también dedicó parte de su intervención en el acto a analizar las repercusiones de la política del BCE. Y lo hizo para explicar que los tipos de interés bajos, como los que se encuentran en vigor, «solo pueden ayudar a la reactivación económica si aumentan los volúmenes de créditos». Botín apuntó que «los tipos importan, pero importan más los volúmenes».

También recordó los esfuerzos que ha realizado el sector durante estos últimos años en materia de capitalización. «Los bancos europeos han reforzado su capital en 600.000 millones de euros desde el comienzo de la crisis», afirmó. E insistió en la idea de que «para que funcione la transmisión de la política monetaria tenemos que acabar con el debate sobre el capital».

Para la presidenta del Santander, «los bancos son la principal fuente de financiación de las pymes europeas y la segunda para las grandes empresas». Además, destacó que «la financiación bancaria supone el 70% del total en Europa frente al 30% en Estados Unidos, pero Europa no es Estados Unidos». Por ello, el sistema financiero «requiere normas globales, pero las reglas para ser justas, deben tener flexibilidad en su adaptación», apuntó.

Banca nacionalizada

En lo relativo a las actuaciones que debe llevar a cabo el nuevo Gobierno en materia bancaria, Luis de Guindos especificó una de las medidas que el mercado estaba esperando a la formación del Ejecutivo: el plan para que las entidades en manos de la administración dejen de estar participadas por el Estado. El ministro de Economía afirmó que «es preciso culminar el proceso de reestructuración del sector financiero, con la privatización de las entidades todavía nacionalizadas».

Se refería, directamente, a la situación en la que se encuentran firmas como Bankia o Banco Mare Nostrum (BMN), dos grupos financieros en los que el Fondo de Reestructuración Bancaria ostenta más de un 60% de su accionariado. A la espera de que se designe una firma asesora para este proceso de desinversión, el presidente de este organismo, Jaime Ponce, ya no descarta una venta «individualizada», frente a la pretensión inicial del Ejecutivo de que Bankia asumiera una integración de BMN.

La opción de vender cada entidad de forma autónoma está siendo analizada con «idéntica profundidad y propósito» que una eventual fusión. El organismo prevé decidir al respecto entre finales de este año y principios de 2017, para materializar la operación el próximo año.