La Rioja

Repsol gana un 35% a pesar del crudo, gracias a los ajustes

Madrid. Repsol ha conseguido mejorar sus resultados trimestrales al obtener un beneficio neto de 1.120 millones hasta septiembre, lo que supone un incremento del 35% con respecto al mismo periodo del año pasado. Lo ha hecho a pesar de que el precio del barril de Brent, su principal referencia para testar la actividad, ha vuelto a retroceder un 24% en los nueve primeros meses del ejercicio.

Las cuentas de la compañía petrolera, cuyo consejero delegado es Josu Jon Imaz, han logrado la cuadratura del círculo gracias a las desinversiones realizadas en este periodo, a los ajustes practicados en todas las actividades de la empresa y al cambio experimentado por el área de producción. En concreto, el volumen de inversiones netas -la diferencia entre lo invertido y lo desinvertido- ha sido negativa por un valor de 607 millones, frente a los 10.700 gastados en 2015.

El negocio del 'upstream' (actividades de exploración y producción de petróleo y gas natural) ha ganado 35 millones hasta septiembre, frente a los 633 millones que perdió enigual periodo del año pasado. La firma reconoce haber puesto en marcha «un ambicioso programa de eficiencia, del que se están derivando importantes ahorros de costes y menores gastos exploratorios». En cuanto al 'downstream' (suministro y trading de crudos y productos), su beneficio ascendió a 1.329 millones, casi un 20% menos, debido a la reducción de los márgenes obtenidos por el refino, que durante el año pasado fueron elevados.

El resultado ajustado de la multinacional -sin incluir extraordinarios- ha caído un 13%, hasta los 1.224 millones, en buena medida por los 500 millones que se incluyeron el año pasado por los ajustes en los tipos de cambio de divisas como el dólar. Además, Repsol ha reducido su deuda en 1.946 millones hasta los 9.988.