La Rioja

La mitad de los temporales dura menos de una semana

  • Los contratos eventuales de menos de siete días representan el 44% del total y los de menos de un mes suponen siete de cada diez, según UGT

madrid. Los trabajos temporales agotan su plazo de vigencia cada vez con más rapidez, en una tendencia iniciada cuando la crisis dio sus primeros pasos y que se ha convertido en realidad ocho años después. El número de contratos eventuales cuya duración es igual o menor a siete jornadas representa el 43,7% del total. En el año 2007, ese porcentaje no llegaba a alcanzar el 28%. Así lo indica UGT tras analizar con los datos del Informe del Mercado de Trabajo Estatal, del Servicio Público de Empleo.

En ese estudio, el sindicato también sostiene que los contratos temporales que duran un mes o menos han pasado de suponer la mitad de los empleos de esta modalidad a superar ya el 68,1%. La organización explica que este drenaje no se debe a que los trabajos se hayan vuelto más cortos, «sino a que las empresas utilizan una mayor rotación de temporales para las mismas tareas» a realizar.

Además, el sindicato recuerda una de las conclusiones del propio informe de Empleo para criticar la precariedad del mercado laboral: «La media anual de contratos por persona en 2015 ha sido de 2,75, la mayor de los últimos diez años». De hecho, refleja que «a 239.000 trabajadores se les realizaron más de diez contratos al año, y de ellos a 125.000 más de 15» firmas en un año.

Otro dato que revela la dualidad del sistema de trabajo es que las modalidades de trabajo por obra también han reducido su duración. Lo han hecho, de media, a 51,4 días, lo que supone un retroceso del 44% con respecto a las casi 92 jornadas laborales que correspondían a estos contratos en 2007. La media de los eventuales ha caído de 65,5 días a 42 jornadas en estos ocho años.

Ante esta realidad, desde UGT instan a revisar el uso efectivo de los contratos temporales ligados a la producción, además de la «necesaria equiparación» de la indemnización con los fijos, tal y como plantea la jurisprudencia europea.