La Rioja

El 'ladrillo' dispara la deuda

Tradicionalmente, los ciudadanos chinos han sido los ahorradores por antonomasia. Sin un Estado de bienestar que garantice sus necesidades más básicas, el colchón ha servido de jubilación y seguro médico. Pero el cambio de mentalidad que ha llegado con el giro hacia el capitalismo y, sobre todo, la inaccesibilidad de la vivienda, esa máxima está ahora en entredicho. Es más, la deuda ya preocupa, y mucho, en China.

El Gran Dragón ya debe, en su conjunto, más del 250% de su PIB. Es un gran salto si se compara con el 150% de hace sólo ocho años, y la tendencia ascendente se ha acentuado durante la crisis. La mayoría de esa deuda recae en las empresas -la pública es de apenas el 50% de un PIB que, al menos, mantiene un crecimiento estable del 6,7% interanual-, pero las familias también han incrementado mucho su adicción al crédito, que se ha multiplicado por tres en la última década. El año pasado se concedieron 3,4 billones de euros en préstamos a individuos y entidades privadas.

El culpable es, sin duda, el sector inmobiliario. En agosto, por ejemplo, el 71,2% de todos los créditos bancarios fueron hipotecas. Su importe alcanzó los 675.500 millones de yuanes (91.200 millones de euros). No debería resultar excesivamente preocupante porque el Gobierno exige a los bancos que no presten más del 70% del valor del inmueble en el caso de la primera vivienda, y entre un 60% o 50% para la segunda y siguientes.

Claro que es evidente la connivencia de algunos compradores con los tasadores, que en ocasiones emiten falsas valoraciones de los hogares, normalmente por encima del valor real, para lograr que la hipoteca cubra un porcentaje mayor de la compra. Así, en diciembre de 2015 el valor de los créditos fallidos aumentó hasta el 1,9% del PIB, cuatro décimas más que el año anterior. Y todo apunta a que continuará creciendo sin ver claro el limite.