La Rioja

La economía española aguanta el tirón de la falta de Gobierno

madrid. Tener un Gobierno en funciones no es, a priori, nada bueno para la economía, entre otras cosas porque no se pueden aprobar nuevos impulsos. No obstante, la estadística muestra que la actividad del país ha acusado más bien poco que el Boletín Oficial del Estado no le haya traído buenas noticias desde finales del año pasado.

Así, en los últimos 12 meses el ritmo de crecimiento económico apenas se ha resentido una décima. El Producto Interior Bruto (PIB) cerró el cuarto trimestre de 2015 con una subida del 0,8% y a ese mismo ritmo se mantuvo hasta comienzos del verano pasado. Solo de julio a septiembre se registró una moderada desaceleración hasta el 0,7%, según el avance del INE.

Visto en perspectiva, este dato sigue siendo claramente positivo, pues iguala la tasa de crecimiento con que se cerró 2014 y supera la registrada en todos los trimestres anteriores desde el inicio de la crisis en 2008. Se aleja, eso sí, del muy buen dato del primer trimestre de 2015, cuando el PIB aumentó un punto aunque entonces la economía avanzaba a un ritmo anual del 2,7% y hoy lo hace medio punto arriba (3,2%).

Precisamente donde se observa más que la falta de Gobierno sí está frenando la economía de alguna forma, si bien menos de lo que se temía, es en los datos de crecimiento anual. Y es que si el PIB aumentaba hace un año a un ritmo del 3,4%, de nuevo el más alto desde el comienzo de la crisis y el doble que el registrado 12 meses atrás (otoño de 2014), ahora lo hace dos décimas menos, e incluso cuatro si lo comparamos con la tasa del 3,6% de finales de 2015.

Ese 3,2% anual -hay que remontarse al segundo trimestre de 2015 para encontrar una subida menor (3,1%)- sigue siendo el segundo incremento más alto en toda la UE, solo por detrás de Eslovaquia (3,7%). Además, el PIB encadena ya 12 trimestres consecutivos de crecimientos donde su avance más pequeño fue de cuatro décimas, como ocurrió a principios de 2014.