La Rioja

Blablacar se enfrenta a la primera sanción oficial por los viajes compartidos

Madrid. La guerra entre las plataformas virtuales de viajeros y los actores tradicionales del sector -taxis y autobuses- ha dado un paso más después de que la Comunidad de Madrid haya abierto recientemente tres expedientes sancionadores a Blablacar, la aplicación que pone en contacto a viajeros para compartir coche.

Dos de los apercibimientos se han dirigido a sendos conductores que, según una inspección, habrían obtenido beneficios en sus propuestas de viaje a través de la plataforma, lo que la Comunidad de Madrid considera como ilícito. El otro sería por «operar sin licencia habilitante», según ha explicado el director general de Transportes de la región, Pablo Rodríguez Sardinero.

De materializarse estas multas, sería la primera vez que esta empresa tendría un problema administrativo por sus actividades en España. Por ahora, Blablacar está presente en 22 países y cuenta con 35 millones de usuarios.

La compañía ha aclarado que han sido dos usuarios los que han recibido estas notificaciones administrativas; y que ambos ya han interpuesto las correspondientes alegaciones. La aplicación que pone en contacto a los viajeros ha aclarado que las cantidades recibidas por esos conductores «no superaron nunca sus costes de desplazamiento», al ser inferiores a 14 céntimos de euro por kilómetro recorrido. «Lejos de los 28,02 céntimos que establece el Observatorio del Transporte y la Logística», aclara la firma. La sociedad también ha recordado que ambos expedientes «siguen pendientes de resolución», por lo que no se ha impuesto ninguna multa.

Este nuevo conflicto refleja la tensión que se vive en sectores como el del transporte, a cuenta de la aparición de nuevos agentes de la mano de la 'economía colaborativa'. Se trata de unas actividades que, según PwC, sólo en 2015, movieron más de 1.700 millones de euros en Europa.