La Rioja

El Estado tendrá un déficit del 2,1% y los entes territoriales sólo del 0,1% en el 2017

  • La Seguridad Social cerrará 2016 con un desfase del 1,7%, el mayor de su historia, según el documento enviado a Bruselas

Madrid. El Gobierno ya había advertido de que el déficit contemplado en el plan presupuestario de 2017 enviado ayer a Bruselas sería del 3,6% frente al 3,1% fijado por la Comisión -lo que implica un ajuste de 5.000 millones-. El Ejecutivo justificó ese desfase por la imposibilidad de incluir medidas correctoras al estar el Gobierno en funciones. Por tanto, el plan recoge un escenario de prórroga presupuestaria que implica un reparto del déficit por subsectores con un gran margen para la administración central, pero muy exigente para las comunidades autónomas.

En concreto, si no se tomaran medidas adicionales, el Estado acabaría el próximo año con un déficit del 2,1% (el objetivo para 2016 antes de la prórroga concedida por Bruselas era del 1,8%). De hecho, la caída de los ingresos este ejercicio como consecuencia del desplome en la recaudación del Impuesto de Sociedades y, en menor medida, del IRPF, hacen que el Ejecutivo prevea que el déficit del Estado en 2016 cierre en el 2,6%. Esto significa un desvío de ocho décimas sobre el objetivo inicial, a pesar de los 8.300 millones que supondrá el adelanto en el cobro del pago fraccionado en Sociedades.

Por su parte, los entes territoriales (comunidades y ayuntamientos) apenas tendrían un déficit del 0,1% en 2017. Hay que tener en cuenta que los gobiernos regionales se encuentran inmersos en una batalla para que el Ministerio de Hacienda les conceda un mayor margen este año. De hecho, está previsto que el próximo día 20 de octubre el Congreso apruebe una modificación de la Ley de Estabilidad para ampliar el objetivo al 0,7% este año, una cifra que algunas comunidades siguen considerando insuficiente. En cualquier caso, el Gobierno insiste en el documento presentado ante Bruselas que por su situación de interinidad no ha podido elaborar un proyecto de Presupuestos ni fijar el límite de gasto, «por lo que no puede abordarse tampoco la revisión de los objetivos de estabilidad». Es decir, deja la puerta abierta a un nuevo reparto del esfuerzo del déficit cuando se forme un Ejecutivo con plenas capacidades.

El texto también muestra los problemas para la Seguridad Social, que acabará con un desfase del 1,7% este año (seis décimas más del objetivo inicial) y que implicaría el déficit más elevado de su historia (18.000 millones). La situación apenas se corregiría en 2017 con un desequilibrio del 1,4%, a pesar del incremento de los ingresos de las cotizaciones sociales.