La Rioja

El Congreso exige que las pensiones suban el 1,2% en el 2017

  • Todos los partidos, salvo PP y Ciudadanos, piden al Gobierno que apruebe un incremento superior al 0,25% previsto, en consonancia con el IPC

La mayor parte de los grupos de la oposición del Congreso de los Diputados presentaron ayer una proposición de ley para instar al Gobierno a que incremente las cuantías de las pensiones públicas un 1,2% el próximo año. Esto es, el mismo porcentaje que el Ejecutivo tiene previsto que suban los precios en 2017, según sus propias estimaciones. Y si el Índice de Precios al Consumo (IPC) se elevara aún más, que las prestaciones públicas lo hagan en la misma proporción.

La propuesta, que no es vinculante pero sí obliga a actuar al Ejecutivo, fue presentada ayer por los grupos parlamentarios del PSOE, Unidos Podemos, PNV, ERC y Partido Democrático de Cataluña (PDC). Sus representantes registraron la iniciativa en el Congreso con el fin de que las pensiones puedan subir en función del IPC y de esta forma tengan una revalorización mayor que el 0,25% que defiende el Gobierno para 2017. En realidad, así ha sido desde 2013, con lo que el pasado año el incremento apenas fue de 2,5 euros para la prestación media.

Un total de 178 diputados apoyaron esta iniciativa con rango de ley promovida por UGT y CC OO. El secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, descartó que esta propuesta agrave la situación financiera de la Seguridad Social. La institución ya va camino de registrar este año un déficit histórico, porque lo que plantea es que el coste de la subida de las pensiones no corra a cargo de las cotizaciones -como ahora- sino a través de una partida extraordinaria del presupuesto.

Por su parte, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, explicó que lo que quieren es recuperar la vinculación de esta prestación al IPC, en vista de que acabará este año por fin volverá al signo positivo y con un alza superior al 0,25%.

Tras la reforma de las pensiones que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy en 2013, estas prestaciones dejaron de actualizarse conforme a la inflación y pasaron a regirse por un nuevo índice de revalorización que tiene en cuenta los ingresos y gastos del sistema así como el aumento de pensionistas y de la prestación media. Se estableció entonces que por ley se revalorizarían un mínimo de 0,25% y un máximo del IPC más 0,5 puntos, en función de la situación económica del país.

El portavoz de Empleo del PSOE, Rafael Simancas, indicó que su partido «impedirá que se aplique la Ley del PP que empobrecería a los pensionistas en 2017». Y reiteró que, aunque un futuro Gobierno pueda frenarla, en esta iniciativa está la mayoría del legislativo: «Estamos determinados a sacarla adelante».

En esta misma línea se expresó el portavoz parlamentario de Unidos Podemos, Íñigo Errejón, quien denunció que en 2011 -cuando llegó el PP a la Moncloa- «se empezaron a atacar las pensiones al desanclarse del IPC». «En el Parlamento hay mayoría suficiente para obligar al PP a desandar los recortes y quitar las medidas más infames», indicó Errejón, incluso en el caso de una «vergonzante» abstención del PSOE en la investidura de Rajoy.

El portavoz de Empleo del PDC, Carles Campuzano, criticó que el PP aplicara «el rodillo» y rompiera el Pacto de Toledo. «Ya advertimos de que la reforma de las pensiones impuesta con su mayoría absoluta sería revisada en las Cortes una vez perdieran esa mayoría», recordó. También el portavoz parlamentario de ECR, Joan Tardá, reafirmó el compromiso de su grupo para apoyar la revalorización de las pensiones ante «el asedio que han sufrido los pensionistas por el PP».

Reunión del Pacto de Toledo

Sin embargo, Ciudadanos tachó esta iniciativa de «parche» y criticó que no digan claramente cómo financiar este gasto, que cifran en 1.000 millones. Su portavoz de Economía en el Congreso, Toni Roldán, habló de la necesidad de estudiar la actualización de las pensiones a largo plazo, «no para un año o dos, ni para promesas que luego no se pueden cumplir», y por ello pidió que se aborde un debate a largo plazo en la Comisión del Pacto de Toledo.

En esto parece que coinciden con los sindicatos, que ayer volvieron a pedir la convocatoria del Pacto de Toledo para estudiar los ingresos y gastos de la Seguridad Social con el fin de actuar desde los impuestos y desde las cotizaciones sociales, empezando por las bases de cotización para estabilizar el sistema.

A todos preocupa el 'hachazo' que viene sufriendo la hucha de las pensiones desde la llegada al poder del PP, con un saldo de 55.151 millones menos para sus arcas, frente a los 66.815 millones que llegó a acumular a principios de 2011. El saldo actual, que queda en 24.207 millones, representa un tercio de aquel máximo histórico. De mantenerse la tendencia actual, esa hucha aguantaría hasta finales del año que viene, salvo que llegaran nuevas aportaciones de cotizaciones o presupuestos.