La Rioja

La factura del Galaxy Note-7 superará los 30.000 millones

  • Aunque Samsung ha frenado su sangría bursátil se ha visto obligada a reducir un 33% su previsión de beneficio para este año

madrid. Las primeras cifras puestas sobre la mesa permiten estimar que la factura para Samsung del fiasco del Galaxy Note-7, su último lanzamiento en teléfonos inteligentes, puede dispararse hasta los 30.900 millones de euros. Ahí se incluirían conceptos tan variados como su depreciación bursátil, la caída esperada de ingresos -un 9% tras corregir a la baja sus previsiones- y las compensaciones a los compradores del dispositivo ya fallido, que podrían llegar hasta los 3.400 millones si tuviera que devolver el importe de los cuatro millones de terminales dañados que habría vendido.

Sobre el parquet la multinacional se ha dejado alrededor de 14.800 millones de euros en solo dos jornadas. El golpe más fuerte lo sufrió el martes, cuando su cotización cayó un 8% en la Bolsa de Seúl. Ayer, sin embargo, frenó esa sangría al bajar únicamente un 0,65% -antes llegó a hacerlo un 3% en la apertura de los índices en Asia-; es más, sus títulos incluso subieron un modesto 1,1% en el mercado tecnológico de Londres y otro 0,3% en el de Fráncfort.

En cualquier caso, y dado que la compañía tuvo un primer semestre especialmente bueno entre los inversores, aún mantiene una revalorización acumulada del 24% en el último año, con una capitalización cercana a los 235.000 millones de dólares (casi 213.200 millones de euros). A ello se añade una liquidez en caja de otros 69.000 millones de dólares (cerca de 62.600 millones de euros), por lo cual distintos analistas de firmas como Credit Suisse, Nomura y XTB coinciden en que el impacto más fuerte será en el prestigio de la marca. «y eso es mucho más complicado de cuantificar».

Samsung rebajó ayer su previsión de beneficios operativos para este año, y no poco: un 33% menos hasta los 5,2 billones de wones (cerca de 4.200 millones de euros). Al mismo tiempo, y al otro lado del mundo, las acciones de Apple registraban un nuevo máximo en Nueva York rozando los 118 dólares por unidad.