La Rioja

Ibercaja emite 500 millones en cédulas hipotecarias al coste mínimo en la historia del mercado español

Sede de Ibercaja en Zaragoza. :: l.r.
Sede de Ibercaja en Zaragoza. :: l.r.
  • La emisión contribuirá a acometer el objetivo de crecimiento del crédito a pymes y empresas fijado en 2.000 millones de euros para los dos próximos años

Ibercaja Banco ha cerrado con éxito la colocación de una emisión de cédulas hipotecarias por importe de 500 millones de euros, a un plazo de 7 años. La demanda recibida ha sido de 1.252 millones de euros, cifra muy por encima del doble del volumen de la emisión. Esta fortaleza de la demanda ha permitido situar en 22 puntos básicos el margen aplicado sobre el tipo medio de referencia (midswap), estableciendo el coste total mínimo histórico para cédulas hipotecarias en el mercado financiero español para una emisión de estas características. Así, se ha batido a la baja la horquilla inicialmente fijada (25 / 28 puntos básicos) y el coste de financiación resultante de esta emisión es inferior al del Tesoro español en el mismo plazo.

A la emisión han concurrido 65 inversores institucionales de primer orden. En concreto, más del 80% se ha colocado entre inversores internacionales, procedentes de más de 15 países. En lo que respecta al tipo de inversor, los bancos centrales han adquirido el 35% de la emisión, porcentaje inferior al de otras colocaciones realizadas en el año por entidades financieras españolas. El resto de la emisión se ha completado por inversores estables, con un horizonte de inversión a largo plazo, siendo principalmente fondos de inversión y aseguradoras. El éxito de esta colocación evidencia de nuevo la credibilidad de Ibercaja en los mercados financieros mayoristas. En este sentido, el Banco fue en julio del año pasado la primera entidad bancaria española (y hasta la fecha única) no cotizada en realizar una emisión de deuda subordinada desde el inicio de la restructuración del sistema financiero.

La emisión refuerza la sólida posición de liquidez del banco, cuyos activos líquidos se ubican en torno a los 10.000 millones de euros. Esta holgada posición de liquidez contribuirá a acometer el objetivo de crecimiento del volumen de crédito a pymes y empresas en 2.000 millones de euros en los dos próximos años. En los primeros seis meses de 2016, la entidad formalizó más de 2.500 millones de euros en nuevas operaciones de crédito para familias y empresas, de los que el 58% se destinaron a la financiación de proyectos de inversión y necesidades de circulante de las empresas españolas.