La Rioja

Sede del BCE
Sede del BCE / Reuters

El BCE mantendrá el precio del dinero bajo mínimos hasta que la inflación llegue al 2%

  • En las actas de su última reunión sobre política monetaria deja clara su determinación de usar todos los instrumentos a su alcance para mantener la economía europea a flote

El Banco Central Europeo (BCE) enfatiza en las actas de su última reunión de política monetaria que va a mantener el grado de expansión financiera actual para que la inflación suba. La entidad monetaria dice en el texto, publicado este jueves, que en este encuentro, celebrado en septiembre, el consejo de gobierno mostró su determinación para "asegurar que la inflación vuelva al objetivo", que es una tasa algo por debajo del 2%. También está preparado el consejo de gobierno para "usar todos los instrumentos dentro de su mandato para lograr su objetivo de estabilidad de precios".

El máximo órgano ejecutivo del BCE señala que se consideró necesario comunicar que "las medidas de política monetaria han sido instrumentales para asegurar la resistencia de la economía de la zona del euro a la incertidumbre global y política". En septiembre, el BCE no discutió qué parámetros del programa de expansión cuantitativa (QE) se podrían cambiar e hizo hincapié en que el programa se puede ajustar en cualquier momento.

El BCE dice en las actas que en la reunión de septiembre el consejo de gobierno seguía esperando que las tasas de interés rectoras se mantengan en el nivel actual o más bajo por un periodo de tiempo prolongado y mucho más allá del horizonte de las compras de activos. El BCE presta dinero a los bancos al 0% en las operaciones semanales de refinanciación y les cobra un 0,4 % por el exceso de reservas.

Ligera mejora en la previsión económica

Asimismo el BCE confirmó en la reunión que comprará deuda pública y privada por valor mensual de 80.000 millones de euros hasta marzo de 2017, o más allá si es necesario, y en cualquier caso hasta que vea un ajuste sostenido en la inflación consistente con su objetivo.

El BCE considera que el programa de compra de deuda se ha implementado sin problemas pero que la escasez de algunos bonos públicos y la consiguiente subida de sus tipos de interés supone más desafíos para implementar el programa en el futuro.

Llas actas revelan que el consejo de gobierno consideraba que las proyecciones macroeconómicas publicadas en septiembre hubieran sido revisadas a la baja con más fuerza si no hubieran tenido en cuenta que los mercados prevén más medidas de política monetaria por parte del BCE, dice el analista de Commerzbank Michael Schubert.

En los documentos también aparece su previsión de un crecimiento del 1,7 % este año, lo que supone una pequeña actualización al alza respecto al 1,6 % pronosticado en junio, y del 1,6 % para 2017 y 2018, una décima menos que en junio. Asimismo los expertos del BCE prevén ahora una inflación del 0,2 % este año, del 1,2 % en 2017 % y del 1,6 % en 2018, prácticamente igual que en las proyecciones anteriores. Los participantes en los mercados financieros suponen que la inflación a medio plazo seguirá baja, entre el 0 y el 1,5 %.