La Rioja

La inquina de Sánchez-Barcoj contra el Excel y sus intimidades

El que fuera director general de Auditoría, Medios y Financiero de Bankia, Ildefonso Sánchez Barcoj, desvió su interrogatorio judicial hacia el lado más frívolo de las tres declaraciones desarrolladas ayer en la Audiencia Nacional. No sólo porque insistió en atacar el documento de cálculo -Excel- en el que aparecía la relación de los gastos en tarjetas de los 65 imputados en el caso de las 'black'. Se trata de la principal prueba de la acusación contra los acusados. También porque se mofó de la asignación de muchos de esos cargos que consideró inverosímiles.

«Afortunadamente», afirmó Sánchez Barcoj, no le cargaron compras en lencería, aunque matizó que le parecía «muy bien» este tipo de adquisiciones. Se refería indirectamente a la aparición de una apunte de 246 euros en una tienda de ropa interior femenina por parte de Juan Iranzo, otro de los acusados. También indicó que, pese a que se le han asignado cargos en lugares de ocio como los casinos, «nunca he entrado en ninguno de ellos», indicó. «Soy raro», apuntó.

En su declaración, Sánchez Barcoj indicó que todo el sistema de retribución a través de las tarjetas conocidas posteriormente como opacas eran responsabilidad de Miguel Blesa y Rodrigo Rato en sus respectivas etapas al frente del banco.

El director general de la entidad no supo explicar por qué unos directivos tenían establecidos unos límites mayores que otros. Aunque, en su caso, indicó que nunca superó esas limitaciones impuestas por el grupo. Además, el exconsejero de Caja Madrid Moral Santín, antiguo directivo de IU, afirmó que las tarjetas fueron entregadas para utilizarlas «sin justificación» y calificó de «error» referirse a ellas como una «retribución» porque en realidad era un medio de pago.

Por su parte, el exconsejero de Caja Madrid por CC OO, Francisco Baquero, se negó en su declaración a reconocer el desglose de los gastos efectuados con su tarjeta 'black', que ascienden un total de 266.400 euros, afirmando que aparecen cargos que no recuerda haber efectuado.