La Rioja

Cristóbal Montoro. :: efe
Cristóbal Montoro. :: efe

El desplome del 23% en los ingresos de Sociedades dispara aún más el déficit

  • La Rioja es una de las siete comunidades que registra superávit entre enero y julio, con un saldo positivo de seis millones de euros, el 0,07% del PIB

El Estado no consigue recaudar no ya lo suficiente como para equilibrar las cuentas públicas, sino ni siquiera para mejorar el ritmo al que debería reducir el déficit. Y no lo logra, entre otras razones, porque el Impuesto de Sociedades se ha convertido en el 'coco' para la Agencia Tributaria: los ingresos por esta figura -el que abonan las empresas por los beneficios que obtienen- han vuelto a caer en una proporción del 23,4% entre enero y agosto en comparación con el mismo periodo del año anterior. Si hasta el mes pasado la Agencia Tributaria obtuvo 9.262 millones por esta figura, en 2015 recaudaba 12.098 millones.

La estadística refleja las dificultades por las que atraviesa el fisco para conseguir impulsar el abono de este impuesto. No porque las compañías no lo paguen. Sino porque la reforma fiscal de 2015 habilitó un sistema en el que se suprimió el régimen de pagos fraccionados que eliminaba las retenciones a cuenta del 12% que las empresas adelantaban en abril, octubre y diciembre.

El de Sociedades no es el único impuesto que hace aguas. Tampoco consigue remontar el de la Renta (IRPF), cuya recaudación ha caído hasta agosto en casi 1.000 millones de euros, un 2% menos que en el mismo periodo del año pasado, alcanzando los 49.422 millones.

La tónica descendente del IRPF también se ha materializado a lo largo de los últimos meses, y al igual que en Sociedades, como consecuencia de los cambios normativos introducidos en el sistema en 2015.

Sin embargo, sí ha mejorado la recaudación del IVA, hasta los 44.686 millones, un 3,1% más que en 2015, también en línea con la tendencia de este tributo en 2016, como consecuencia del repunte en el consumo de los hogares y la propia actividad económica del país. En su conjunto, los ingresos por todos los impuestos del Estado retrocedieron un 1,7% hasta agosto en comparación con el ejercicio anterior.

Ante este panorama, el objetivo de déficit para este año, del 4,6% para el conjunto de las administraciones públicas después de la prórroga concedida por la Comisión Europea, parece cada vez más lejano. España -no solo Estado, sino también comunidades autónomas y entes locales- registró un descuadre de sus cuentas del 3,27% del PIB en los siete primeros meses del año. En euros contantes y sonantes, alcanzó los 36.443 millones, incluidas las ayudas a la banca. Supone un alza del 8% con respecto al periodo enero-julio de 2015. El déficit se encuentra a apenas un punto porcentual del límite establecido por la UE para todo el ejercicio, cuando aún restan otros cinco meses en términos de contabilidad para liquidar el año.

Siete regiones en positivo

Con esta actualización de Hacienda, la ejecución presupuestaria de las comunidades ha salido beneficiada porque el Estado ha practicado la liquidación del sistema de financiación de 2014. Esta circunstancia ha supuesto una inyección superior a los 8.500 millones para los entes territoriales, que han reducido su déficit un 90% hasta el -0,07% del PIB, con 830 millones.

Siete autonomías tenían superávit entre enero y julio: Baleares (0,87%), Canarias (0,63%), Asturias (0,56%), Galicia (0,19%), País Vasco (0,15%), Andalucía (0,08%) y La Rioja (0,07%). Entre el resto las que acumulan mayor descuadre son Navarra (-1,29%), Extremadura (-0,99%) y Cantabria (-0,92%). Tras ellas figuraban Aragón (-0,32%), Castilla La Mancha (-0,37%, Casrilla y León (-0,15%), Cataluña (-0,08%), Madrid (-0,25%), Murcia (-0,58%) y Comunidad Valenciana (-0,08%) . A esas alturas en 2015 solo Baleares y La Rioja ingresaban más que gastaban.

En el caso exclusivo de las cuentas del Estado, también ha pulverizado récord, según el último informe de Hacienda referido ya al mes de agosto. En los ocho primeros meses del ejercicio, el déficit ha superado el 2,79% del PIB, frente al 2,53% del año pasado. Supone un descuadre superior a los 31.000 millones.

A la limitación de ingresos tributarios con la que tiene que hacer frente, la Administración Central se ha visto afectada por la liquidación del sistema de financiación autonómico, lo que ha supuesto unos menores ingresos estimados en 2.336 millones, según el departamento que dirige Cristóbal Montoro.

Por su parte, la Seguridad Social registró un déficit de 6.128 millones hasta agosto, un 12,6 % más que en el mismo período del año anterior, cuando el saldo negativo alcanzó los 5.352 millones, lo que supone un 0,55% del PIB. Las cotizaciones sociales han ascendido a 68.744 millones, lo que representa un aumento de un 2,79% respecto al mismo período del año anterior. Sin embargo, las prestaciones acumularon un importe de 84.143 millones, un 93,52% del gasto realizado en el sistema.