La Rioja

La OPEP y Rusia se ven las caras: ¿habrá nuevo impulso al crudo y las petroleras?

  • Los analistas discrepan sobre el atractivo del sector petrolero aunque coinciden en que el barril no se moverá lejos de los niveles actuales

El crudo, las petroleras, los fondos que invierten en el sector y los ETF's que replican el comportamiento del barril acumulan rentabilidades importantes en muchos casos. La conservación de esas plusvalías, su caída o su mejora puede depender de la reunión que mantendrán los países de la OPEP con Rusia en Argelia el próximo miércoles para idear medidas que logren, al menos, estabilizar el mercado. Ese encuentro ha generado unas expectativas que, sin llegar a ser muy importantes, sí al menos son discretas, sobre todo después de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunciara la cercanía de un acuerdo. Con ello, el barril ha vivido una semana de recuperación a la espera de la cita en Argelia. Como dice Diego Jiménez Albarracín, de Deutsche Bank, «últimamente siempre que se acerca una reunión de productores, los que más están sufriendo con los precios bajos piden e incluso vaticinan una caída en la producción». Ahora, Venezuela. Otras veces, Rusia.

Es mejor no hacerse ilusiones. Jiménez Albarracín no ve probable que se aprueben medidas concretas para reducir las cuotas de producción y Arabia Saudí advertía el viernes de que esta reunión sólo será una toma de contacto para un encuentro posterior. Daniel Lacalle, de Tressis, piensa que, «haya acuerdo o no, es algo irrelevante porque los miembros de la OPEP nunca cumplen las cuotas». Este analista apunta, además, que el exceso de oferta no es coyuntural sino estructural, dado que la causa está en la erosión de la demanda.

Norbert Rücker, de Julius Baer, lo sintetiza: «Las petronaciones mantienen su discusión sobre la congelación de la producción con la próxima reunión de Argelia pero sólo es ruido que debería ignorarse». Y añade que los países productores deben «tener cuidado con lo que desean: el 'shale gas' americano se alegraría de un acuerdo y respondería a la subida de los precios incrementando su actividad y la producción».

Nitesh Shah, de ETF Securities, estima que la congelación de la producción de los países de la OPEP en niveles elevados (los grandes países producen ya al máximo de su capacidad) no será lo que ayude al mercado a alcanzar su equilibrio. Al contrario, lo será la continua reducción de producción en los países no-OPEP.

¿Qué hará el petróleo?

¿Cómo reaccionará entonces el precio del petróleo a la reunión? Tomás García-Purriños, de Morabanc AM, comenta que si bien es difícil que finalice con un acuerdo estable, el tono que emplearán los diferentes países en sus comunicaciones mostrará una mayor disposición a alcanzar pactos en el futuro; esto podría pesar positivamente sobre los precios, aunque a corto plazo veamos descensos. Desde un punto de vista técnico, comenta García-Purriños, la pérdida de los 43 dólares en el Brent sería preocupante, aunque sólo la cesión de los 37 dólares haría pensar en la posibilidad de volver a mínimos históricos. En su opinión, el objetivo para 2016 está en los 55 dólares el barril.

Nitesh Shah, por su parte, afirma que dado que la OPEP está produciendo prácticamente al límite de su capacidad, Estados Unidos y su 'shale oil' serán quienes marquen la pauta del precio: su suelo estaría en los 40 dólares, la frontera que marca producir con pérdidas o con beneficios para esa industria. Por eso establece el techo en los 55 dólares. Es una buena horquilla para el 'trading'. Daniel Lacalle establece dicha oscilación entre los 40 y los 50 dólares, porque son precios con los que los productores se sienten cómodos.

En cualquier caso, Jiménez Albarracín opina que la volatilidad seguirá presente: no cree que el mercado se estabilice hasta 2018.

¿Qué debe hacer el inversor?

Daniel Lacalle opina que ya hay que vender: «La exposición al rebote ya está agotada -advierte-. Además, en un entorno global de inflación baja, riesgos en China y ralentización económica global, la inversión en petróleo lo tiene todo en contra».

A quien, con todo y con eso, quiera jugar con el posible camino que pueda recorrer el barril hasta los 55 dólares, García-Purriños le avisa: «No parece interesante tomar posiciones directamente sobre activos que repliquen el precio del petróleo a través de futuros». A cambio, «la mejor forma de aprovechar un repunte de los precios del crudo -explica- es a través de una inversión diversificada en petroleras cotizadas, con un ETF o varias compañías integradas».

Para Jiménez Albarracín, en el caso de la adopción de medidas de recorte o congelación de la producción, las petroleras que más lo celebrarían serían las de menor diversificación, por la mínima o nula exposición a gas natural o minerales. También pasaría con las de menor actividad de refino y distribución, es decir, las productoras puras, principalmente las americanas especializadas en 'shale oil'.

Pero Lacalle no tiene buena opinión de las petroleras. «El problema no ha sido el precio del crudo sino la destrucción de valor con sus inversiones», afirma. Las únicas con las que se quedaría serían Exxon y alguna de servicios, como Schlumberger.

Goldman Sachs, no obstante, cree que aunque el crudo no repunte los beneficios de las empresas sí lo harán. La razón: se han estado preparando para un mundo de crudo barato.

Para Ignacio Cantos, de Atl Capital, con un precio más o menos estable se podría estar sobre todo en las grandes del sector, dado que ya han reducido las inversiones y pueden mejorar su rentabilidad. Él tiene en cartera a Total, Royal Dutch y a Repsol. Esta última firma ha visto mejorar su situación financiera tras la venta del 10% de Gas Natural. Antes de eso, Citi había elevado su precio objetivo desde los 11 hasta los 12 euros.

Los expertos, además, dan potencial a la inmensa mayoría de las petroleras, como puede verse en la tabla de esta página, pese a que algunas ya acumulan interesantes avances. Además, cuentan con el atractivo de unas elevadas rentabilidades por dividendo. Pero en Gesconsult comentan que, ante la resistencia que el crudo parece haber hallado en los 50 dólares, sólo tomará posiciones con recortes en Repsol, Total o Técnicas.