La Rioja

La mitad de los españoles tendría que dedicar más de un año de su renta para pagar la deuda pública

  • Los riojanos realizarían un esfuerzo menor que la media con 316 días y tan sólo 66 en el caso de la deuda autonómica

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha calculado sus propias balanzas territoriales, aunque en esta ocasión las ha elaborado en materia de deuda pública, y no de corte fiscal, como se venían publicando periódicamente por otras instituciones. En su novedoso Observatorio, el organismo indica el plazo que cada ciudadano tardaría en pagar la deuda pública de su comunidad, además de la estatal, a lo largo de un año, e incluso más allá. Porque los habitantes de diez regiones destinarían más de 12 meses en realizar ese hipotético pago referido a 2016.

Se trata de casi 25 millones de ciudadanos, esto es, un 54% de la población total de España, los que tienen que asumir más de un ejercicio de su trabajo para pagar esa hipoteca de las administraciones. Los de Extremadura cargarían con una losa de más de 16 meses (484 días). El plazo sería también superior a los 15 meses en Castilla La Mancha (482 días), Comunidad Valenciana (464), Región de Murcia (446) o Andalucía (456).

Aún por encima de los 12 meses se encontrarían en el Principado de Asturias (377), Islas Baleares (375), Canarias (380), Cantabria (393), Galicia (381). El esfuerzo sería inferior al año en el resto de regiones, y en especial en País Vasco, donde destinarían 264 días de trabajo al año en asumir la deuda, Navarra (292), y Madrid (255 jornadas).

Menor PIB, mayor hipoteca

Los cálculos elaborados por la AIReF esconden una realidad muy heterogénea, dependiendo de cada región. Porque ese plazo hipotético que los ciudadanos tendrían que destinar de su renta para liquidar la deuda pública ha sido elaborado con la referencia del Producto Interior Bruto (PIB) de cada autonomía, al relacionar el endeudamiento regional, primero, y estatal después, proporcionalmente entre sus habitantes. De esta forma, los territorios que tienen «más población relativa que PIB relativo salen desfavorecidos», según los técnicos de la AIReF.

Es lo que ocurre en las regiones con menor renta per cápita, como Extremadura, Canarias o Andalucía. Estas tres comunidades se ven más impactadas en el reparto de la deuda común pese a no acumular tanto endeudamiento autonómico como en Cataluña, que se sitúa en el polo opuesto a las regiones menos ricas. Así, cada extremeño destinaría 83 días al año en pagar su deuda autonómica, pero tendría que sumar otros 401 días por la estatal; los canarios, 57 jornadas por la regional, pero 323 por la nacional; y los andaluces, por parte propia asumirían 81 días por ejercicio, más otros 375 por la española. Los catalanes, por el contrario, lideran el pago de su deuda autonómica con 131 días al año, a los que se sumarían solamente 233 de la estatal.

Más allá del reparto que realiza la Autoridad Fiscal en materia de deuda -se trata de un 75% de los compromisos públicos en esta materia con los acreedores, frente al 25% autonómico-, las comunidades del arco mediterráneo son las que tardarían más jornadas en abonar sus compromisos propios, liderados, junto a Cataluña, por la Comunidad Valenciana (154 días), Castilla La Mancha (132), Baleares (112) y Murcia (106). En el lado opuesto se sitúan los habitantes de País Vasco y Madrid (53 días por año, respectivamente), Canarias (57), Asturias o La Rioja (66 jornadas en cada caso).

Sin embargo, también hay que aplicar determinadas diferencias en el tipo de deuda que mantiene cada comunidad. En País Vasco y Navarra no se encuentran dentro de la órbita de los programas del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), al contar con un régimen fiscal propio.

Compromisos ante Hacienda

El resto de regiones sí ha hecho uso de esa línea de capital, pero en diferente medida. Mientras que, en el caso de Madrid, la aportación del FLA estatal supone un 19% de su endeudamiento, en otros como Murcia alcanza el 71%, al igual que en la Comunidad Valenciana (70%), las dos regiones con más endeudamiento ante Hacienda, tal y como recuerda la Autoridad Fiscal.

Al mismo tiempo, los tipos de interés asumidos por cargar con esa deuda son muy superiores en las dos comunidades ajenas al régimen común que en las acogidas al FLA. De hecho, algunos territorios como La Rioja están pagando una media del 0,7%. Andalucía, Asturias, Baleares, Canarias y Valencia pagan un 1%.

La carga del endeudamiento es una de las grandes preocupaciones tanto de organismos nacionales como la AIReF, como de los internacionales: la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional alertan continuamente ante este problema. Hasta junio, el conjunto de las administraciones acumulaba 1,106 billones de euros en compromisos de pago, un 100,5% del PIB.

Para obtener una mejor perspectiva de lo que implica esta cuantía, cada ciudadano asumiría una hipoteca media de 20.774 euros en concepto de todo lo que el país se ha comprometido a pagar a sus acreedores a través de las subastas que el Tesoro realiza periódicamente, tal y como ha calculado este diario. Es es el resultado de relacionar los más de 964.732 millones que adeuda la Administración Central, sin incluir al resto de entes periféricos.