La Rioja

El problema que supone tratar de generalizar 54 países

El problema de definición de un concepto tan amplio como «economía de África» se encuentra en sus 54 identidades nacionales (países) diferentes, más sus propias subclasificaciones. Por ello, en esta amalgama general nos encontramos contrastes tan absolutos como que uno de los considerados países más pobres del mundo (República Centroafricana, con una renta per cápita anual de 600 dólares) comparta frontera con una de las economías de mayor crecimiento de África en 2015 según el FMI (Chad). Aunque, ojo, pues eso no significa que su situación monetaria no resulte preocupante.

Una paradoja similar es que la mayor economía continental (Nigeria) se haya enfrentado a una escasez de combustible histórica -a finales de mayo los trabajadores de su sector petrolero, afectados por problemas de crédito e intereses no pagados (hasta 1.000 millones de dólares por combustibles y subsidios desde octubre de 2014) se lanzaban a la huelga- pese a ser el principal productor de crudo regional.

Y todo sin obviar lecturas tan cristalinas como que la fuga de capitales en el África Subsahariana en el periodo 1970-2008 ascendió a 770.000 millones de dólares incluida la inflación (690.000 millones de euros). Una suma que representa casi el 80% del PIB de la región.