La Rioja

«Del pan para hoy y hambre para mañana» al «juas, juas»

En el 2011 los inspectores del Banco de España avisaron varias veces del desfase patrimonial que provocaría en BFA la salida a Bolsa de Bankia. Entre otras cosas, tachaban de «débil» y «grave» la capacidad de generación de resultados del banco, sobre todo en un contexto de «dudas en el mercado ante el peso de su deuda y por las políticas del pan para hoy y hambre para mañana».

José Antonio Casaus, jefe del equipo, hablaba de «inviabilidad del grupo». Su compañero José Antonio Delgado, decía en noviembre del 2011 que el banco tenía vencimientos por 17.500 millones de euros (junio del 2012) pero su «colchón» de provisiones solo alcanzaba 15.700.

Otro inspector, Roberto Fernández, se refería en diciembre del 2011 con sorna al «mega plan» del banco para alcanzar las nuevas necesidades de capital. De los 1.329 millones precisos, «el 30% lo van a obtener del desapalancamiento natural de las operaciones crediticias, y esto lo tenemos que bendecir nosotros... y explicarlo a la EBA (el supervisor europeo)... permitirme un juas, juas».