La Rioja

La oportunidad de iniciar un proyecto laboral propio

  • El acceso a la financiación y la burocracia resultan puntos determinantes en La Rioja a la hora de llevar a buen puerto un negocio propio

  • La ADER lanza una nueva línea de ayudas para autónomos y micropymes riojanas

Logroño. Rafael Sandiego junto a otros dos socios sabían lo que tenían que hacer para poner en marcha una nueva empresa que ocupara un nicho de mercado muy concreto dentro del sector que les lleva ocupando como profesionales buena parte de su vida laboral.

Sentados en una terraza, cuatro jóvenes riojanos observaron que había una oportunidad de un buen negocio en un barrio nuevo de la capital de Logroño. «Una hamburguesería de calidad donde cada cliente fabricara su propia hamburguesa», concretaron Dani, Paulina, Rodrigo y Liliana.

Dos futuros proyectos empresariales situados en La Rioja que necesitaban de un aspecto determinante para ver la luz. Así lo indica Rafael Sandiego, al menos en su caso personal: «El dinero necesario para asumir las primeras inversiones». Pero la coyuntura ya estructural de la economía en crisis complica y mucho este hecho. Lo reconoce Javier Ureña, gerente de la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja: «Los datos de este 2016 indican que ha habido un ligero descenso en la financiación a nuevas empresas por parte de las entidades. Y otro hecho importante es que además se aumenta cada día más la brecha existente entre los proyectos de empresas grandes financiados y los de empresas pequeñas que no logran acceder a estas líneas de financiación».

Así que las perspectivas de futuro de Rafael Sandiego y sus dos socios, por un lado; y de los cuatro amigos sentados en la terraza, por el otro, decidiendo un posible nuevo negocio, parecían en principio bastante escasas.

«Sabemos que en multitud de ocasiones, la financiación es uno de los obstáculos más grandes que encuentran las empresas a la hora de plantearse nuevos proyectos», remarca Ureña. Y por eso la ADER presenta líneas de ayudas concretas para autónomos y micropymes. «Este tipo de préstamos son una oportunidad inmejorable para el tejido empresarial riojano». Se ha abierto una por valor de 1,5 millones de euros.

Sandiego y sus dos socios han puesto en marcha casi en tiempo récord su empresa de fabricación de ventanas en PVC. «A los 54 años me encontré en una situación difícil. Era demasiado mayor para que alguien me contratara, y además los sueldos que ofrecían estaban lejos de mi experiencia acumulada durante tantos años», recuerda. Así que se asoció con los que define como «los otros dos pilares fundamentales de la nueva empresa» y lograron autoemplearse, eso sí, «tras mucha burocracia y visitas a muchos lugares para conseguir la financiación que necesitábamos para asumir las inversiones que requería nuestra empresa».

Pero no le pone un pero a todo este proceso. «No es fácil, pero tampoco es imposible de superar. Hay que recorrerlo y tener las ideas bien claras», aconseja. Y Tecovent Carpintería PVC ya es una realidad. Ocupa su espacio en el polígono Cantabria y «creemos que en un año o así estaremos en disposición de crear algún puesto de trabajo nuevo». Eso sí, «la edad no será un elemento decisivo».

Fabrik Burguer abrió recientemente en uno de esos barrios en expansión de la capital riojana. Los clientes ya se 'fabrican' sus propias hamburguesas y parecen encantados. «Está claro que la financiación es un punto determinante a la hora de poner en marcha un negocio. Por suerte, Rodrigo y yo tenemos experiencia en el mundo de la empresa, no así en el de la hostelería. Un espacio que han ocupado perfectamente Paulina y Liliana», recalca Daniel Martínez. Trabajo en equipo.