La Rioja

Un ingeniero de Volkswagen, primer procesado por el trucaje de los diésel

Ya hay un nombre propio al que culpar por la manipulación en los motores diésel de Volkswagen, precisamente cuando falta poco para cumplirse el primer aniversario desde que estalló el escándalo. Se trata de James Liang, un ingeniero de la compañía que se ha convertido en el primer procesado formal por el caso. El directivo admitió ayer ante un tribunal de Detroit estar «directamente» involucrado en el desarrollo de los programas informáticos que permitieron al grupo alemán alterar los datos de emisiones en casi 10 millones de vehículos de todo el mundo y eludir las normas contra la contaminación, como indicó el departamento de Justicia. «Es por eso por lo que soy culpable», afirmó ante el juez Sean Cox, antes de explicar que tanto él como sus compañeros «pronto» se dieron cuenta de que los vehículos no podían cumplir los estándares norteamericanos.