La Rioja

Sede de Bankia, en Madrid. :: r. c.
Sede de Bankia, en Madrid. :: r. c.

El Estado recupera sólo el 5% de las ayudas a la banca, que ha frenado su devolución

  • Hasta ahora se han reintegrado 2.686 millones de los 53.553 aportados, pero en el último año sólo se han recobrado 20 millones

El Estado va a tener difícil recuperar no ya en su totalidad, sino al menos parcialmente, el dinero que el erario público aportó al sector bancario en los peores momentos de la crisis. Al ritmo actual, el Tesoro tardaría décadas en liquidar unos compromisos que las entidades están devolviendo a cuentagotas: hasta ahora los bancos han reintegrado 2.686 millones de los 53.553 millones aportados, a través de diferentes vías, para salvar a buena parte de la banca española. Esto es, un 5% de la deuda estimada.

La ralentización de estos ingresos se ha hecho más patente aún en los últimos meses, en los que apenas se ha conseguido arañar 20 millones de euros más, si se compara con la última actualización de las devoluciones materializadas, según los datos del Banco de España. Esa cifra corresponde a una amortización de una emisión de obligaciones obligatoriamente convertibles de Ibercaja Banco. Pero nada más.

El resto de los 2.666 millones son los que, hasta mayo de 2015, ya habían devuelto por la salvación de Banca Cívica, Catalunya Banc, NovacaixaGalicia y por una emisión de deuda de Liberbank. Pero aún restan, según los cálculos del supervisor financiero, más de 50.800 millones de euros. Y lo que resulta más llamativo: el valor de la 'pérdida esperada' de las ayudas concedidas asciende ya a 10.390 millones (casi 11.000 millones en términos nominales), calculados a través de los esquemas de protección de activos, según las auditorías anuales a las que estas herramientas se someten. La cifra es un 60% superior a la inicialmente indicada por el propio supervisor en su primer informe, de septiembre de 2013, en el que informaba del estado de la reestructuración bancaria española.

En ese documento, de hace tres años, se indicaba que sólo se habían recuperado 977 millones a través de CaixaBank. Ya en junio de 2014, con los datos actualizados, las devoluciones habían alcanzado un 3% del total, hasta los 1.760 millones.

A estas grandes cifras habría que añadir otros 1.304 millones que, previsiblemente, el Banco de España prevé obtener por la desinversión ya efectuada de BFA en Bankia; así como la posible amortización de las obligaciones convertibles en Caja 3 y en CEISS por 991 millones. En este caso, se trata de una operación que está prevista para 2018.

El principal agujero que cuantifica el Estado como consecuencia del rescate al sector bancario procede de las ayudas de Bankia. La suma de todas las ayudas prestadas (capital y preferentes) ascendió a 22.424 millones, prácticamente una tercera parte de todo el dinero destinado por el Estado a las entidades financieras españolas. El supervisor reconoce que "en algún momento habrá que contabilizar el resultado de la futura desinversión" tanto en esta entidad como en BMN. Pero nada indica que vaya a ser pronto.

Pendientes de Bankia

Actualmente, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que sirvió para canalizar estas inyecciones de dinero público, tiene un 65,02% de participación en Bankia, a través de BFA, la sociedad de la que controla en su totalidad. La intención de los gestores del grupo es ir devolviendo las ayudas, gracias a la gestión realizada en estos últimos años. Aunque la posibilidad de que Bankia sea privatizada dependerá de una decisión del Gobierno. Y serviría para recuperar capital, pero no se sabe en qué proporción se recaudaría con respecto a lo inyectado en la firma.

Hasta ahora, BFA ha procedido a la venta de un 7,5% de Bankia por 1.304 millones de euros -lo hizo en febrero de 2014-, en una operación que generó una plusvalía de 301 millones. Sin embargo, el porcentaje de participación se ha ido incrementando hasta alcanzar el 65% actual por la ejecución de las sentencias debido a la mala comercialización de híbridos y, en menor medida, por el proceso voluntario de la entidad de restituir a los accionistas minoristas por la salida a Bolsa.

A NGC Banco -en su momento, Caixa Galicia-Caixanova- se le concedieron más de 9.000 millones en ayudas públicas. Tras adquirir casi la totalidad de su accionariado, el FROB vendió en 2014 un 88% de su participación adjudicándolo a Banesco. Entre otras entidades, la CAM percibió 5.249 millones, mientras que Banco de Valencia asumió casi 5.500 millones y Catalunya Banc otros 12.000 millones de euros.

En su conjunto, las ayudas prestadas a la banca han alcanzado los 61.495 millones, porque además de lo aportado por el FROB hay que añadir otros 7.942 millones del Fondo de Garantía de Depósitos. También hay que tener en cuenta los avales concedidos por el Estado y las garantías otorgadas a los compradores en las ventas de acciones, a través de los esquemas de protección de activos. Por otra parte, se encuentran los créditos extraordinarios que se concedieron en algunos procesos de reestructuración, bien por el Banco de España (9.800 millones) o bien por el propio FROB (6.500). Y por último, la cifra se completa con los casi 2.200 millones de la SAREB.