El presidente del Minis de Arluy, Carlos Arratia, será de nuevo el entrenador

Carlos Arratia /Miguel Herreros
Carlos Arratia / Miguel Herreros

Vuelve al puesto de entrenador después de un lustro

LA RIOJALogroño

El presidente del Club Voleibol Logroño y director técnico de la entidad, Carlos Arratia, será el nuevo entrenador del Minis de Arluy, líder de la Superliga de voleibol femenino de España, después de despedir ayer a su preparador, el hispano-argentino Daniel Gallardo, informa Efe en una nota.

Arratia ha dado a conocer su vuelta al puesto de entrenador, que dejó hace un lustro, con el objetivo de mejorar el juego de su equipo, motivo por el que se decidió la destitución del técnico, que llegó este verano al equipo de Logroño.

Ha justificado la decisión, también, en que "la temporada ha llegado a un momento crucial" ya que "estamos en vísperas de la Copa de la Reina y del play-off de la Superliga" y "creemos que el equipo no compite como tiene que hacerlo" y "es muy irregular" y "no nos queda margen de maniobra".

También reprocha al entrenador que el equipo no se haya reforzado en un momento en el que "hay muchos problemas por lesiones" en la plantilla.

No obstante, el propio Arratia está convencido de que "la plantilla que tenemos es suficiente para plantarle cara a cualquiera, incluso a los que han fichado" pero "para eso hay que sacarle el máximo partido posible".

Ha asegurado que en los últimos meses, en su función de director técnico, había mantenido "disparidad de criterios" con el entrenador y también le había llegado la opinión de algunas jugadoras que no era favorable a algunos métodos de Gallardo "que él no estaba dispuesto a cambiar".

"En este club, cuando los entrenadores no han sido renovados siempre se ha dicho que las veteranas los echaban, pero la realidad es que en nuestro último partido fueran dos de ellas -Helia González y Dani da Silva- las que se echaron al equipo a la espalda para remontar y ganar, y eso no creo que eso se querer cargarse al entrenador, cuando hay nueve puntos de ventaja sobre el segundo".

Ha recordado que "la base de esta plantilla ha ganado 11 títulos en los últimos cuatro años" y "ahora lo que queremos, y yo pretendo hacer, es preparar al equipo para que llegue bien a cuando se jueguen esos partidos claves", ha dicho.

Arratia mantendrá como ayudante en su cuerpo técnico Javier Blanco e incorpora al cuerpo técnico a la exinternacional Esther López, una de las jugadoras más laureadas del voleibol español, que también trabaja en la gerencia del club.

Frente a las palabras de Arratia, Daniel Gallardo, en declaraciones a EFE, ha defendido el juego desplegado por su equipo que "como mínimo, es mejor que el de todos los que están por detrás", ha dicho.

El preparador, que cuenta con el mejor currículo de España cuando estaba al frente del Tenerife Marichal, ha reconocido que se siente "dolido" por "una decisión que para nada me esperaba" y porque "se digan algunas mentiras, como el que he apartado del cuerpo técnico a Esther López, cuando es alguien a quien le he pedio colaboración.

Ha admitido que el último partido, en Barcelona, no fue bueno -pese a ganar- pero ha subrayado que eso "es casi normal cuando juegas nada más llegar a la pista tras un viaje de 500 kilómetros, tienes lesionadas y el resto del equipo está en una pequeña pretemporada para preparar el resto de la competición".

Gallardo también ha asegurado que "al contrario de lo que dicen, he cambiado cosas respecto a mis ideas, porque hay que adaptarse" y ha admitido que encontró "reticencias" a sus métodos en algunas jugadoras veteranas.

"En mi carrera he tenido problemas en vestuarios, con directivos o no he cobrado, pero aquí no había nada de eso y me ha ocurrido algo que creo que es inaudito", ha asegurado, en alusión a su destitución cuando su equipo es líder destacado de la Superliga.

Cree que ahora el propio Arratia "trata de justificar una decisión que ha tomado porque la podía tomar, porque no le gusto y ya está" pero "que no diga otras cosas, como lo de mis métodos o del mal juego".

"Quizás tiene razón y soy la persona del mundo con más suerte, y todo lo que he ganado en 25 años de carrera ha sido por suerte", ha considerado el técnico, que ha subrayado la "ilusión" con la que llegó a Logroño "a pesar de lo que me habían dicho que aquí pasaba con los entrenadores y de quien manda en el club" pero "siempre crees que no te va a pasar a ti", ha concluido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos