Las Minis de Arluy superan el susto

El bloqueo de las riojanas fue bueno a lo largo del partido :: díaz uriel

El Voley Playa Madrid creó problemas a las logroñesas en el primer set pero acabaron perdiendo con claridad

DIEGO MARÍN A. LOGROÑO.

Hay deportes mucho menos entretenidos que el voleibol, con mucho menos atractivo, más caros, en los que se pasa frío y uno se aburre, no se escuchan otra cosa que insultos gratuitos y, sin embargo, llenan estadios. Ayer, en Lobete, después de haber conquistado la Supercopa, el undécimo título oficial a nivel nacional como club, en un vibrante partido ante el Fachadas Dimurol Libby's de Tenerife, el Minis de Arluy apenas reunió a medio centenar de espectadores. Resulta inexplicable y es desasosegante. Parece que manda la televisión, no el mérito deportivo. Hacen bien equipos como el Minis de Arluy (o el Haro Rioja Voley) en no sucumbir sino resistir, luchar, sobre todo, y además, por el deporte femenino.

Ayer, es verdad, tampoco volvió a ser un gran partido del equipo logroñés, que vio cómo en el primer set el Voley Playa Madrid, que sólo suma un punto en siete jornadas de Liga Iberdrola, se le adelantó con un 0-4 gracias al saque inicial de Canet y mantuvo la ventaja en el marcador durante el tiempo técnico (7-12) y hasta pasado el 17-20. El Minis de Arluy sólo pudo empatar a 21, sufrió más de lo esperado para ganar el primer set porque le costó entrar en juego gracias a un buen saque de las madrileñas y a una muy buena recepción de su líbero Cabrera.

Cuando Helia adquirió el saque favoreció un parcial de 5-0 para las locales y lo culminó con un 'ace' gracias al cual el Minis de Arluy logró su primera ventaja del partido: 22-21. Después, un fallo de Florián en el saque otorgó el apretado 25-23 del primer parcial. Salvado ese envite del rival, el Minis de Arluy jugó más cómodo en el segundo y tercer set, dominando ya claramente el juego e imponiendo su ritmo, gracias también a un buen saque. Dani, con su servicio, abrió la brecha en el segundo set que rompió el juego a favor de las locales: 10-3, con un parcial de 5-0 y dos 'aces' de la capitana. Mediando el set, cuando el marcador reflejaba un claro 19-10, los dos entrenadores dieron por resuelto el parcial y realizaron cambios para oxigenar el juego y poder empezar de cero el tercer set. Al final, el 25-15 en el marcador reflejó la superioridad riojana ante las madrileñas.

El tercer y último parcial fue una exhibición de la colocadora Figueroa, quien propició muchas y buenas bolas rápidas a sus centrales para el contraataque. Así, la colombiana Rangel logró ser la máxima anotadora del encuentro, con 12 puntos; aunque cabe destacar que hasta 9 jugadoras locales sumaron al menos dos tantos, mientras que sólo cuatro rivales lo lograron. La propia Rangel también fue importante en labores de bloqueo e, incluso, en saque. Dos 'aces' seguidos de la central propiciaron un nuevo 25-15 y el 3-0 final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos