Rafa Nadal pierde ante un épico Muller

Rafa Nadal se despide del público de Wimbledon tras caer derrotado ante Muller. :: afp

El balear cae en un quinto set de 28 juegos tras estar a punto de remontar dos mangas

MANUEL SÁNCHEZ

madrid. En el nuevo Rafa Nadal, ese que llega a la final del Abierto de Australia y gana Roland Garros, se echaba de menos algo que le caracterizó en el pasado. La rabia, la pasión, la capacidad de sufrimiento. Ganar en París sin ceder ningún set está muy bien, pero hacerlo tras remontar, sufrir y verse al borde del abismo, es aún mejor. Esta vez no pudo ser, Nadal se quedó a las puertas de la que podría haber sido la remontada más importante de su carrera. Y eso son palabras mayores. Pero enfrente tuvo a Gilles Muller, que hizo el partido más increíble de su vida y se llevó su victoria más merecida.

El luxemburgués derrotó a Rafa Nadal por 6-4, 6-4, 3-6, 4-6 y 15-13 y el español se quedó a las puertas de conseguir la cuarta heroicidad de su vida tras ir abajo dos sets a cero. Además, el balear jugó el quinto parcial más largo de su carrera, por encima de la final de Wimbledon 2008 con Federer (9-7) o las semifinales de Roland Garros 2013 con Djokovic (9-7).

Además, el segundo set discurrió igual. Primeras oportunidades de rotura para Nadal en el octavo juego, las salva Muller y rompe en el siguiente set. 0-2 a sets y Nadal en ese fino límite entre la épica y el desastre. El manacorense necesitaba un 'break' que le diese un respiro y que desestabilizarse al sacador luxemburgués. En cuanto lo consiguió -cuarto juego del tercer set-, a Muller se le vino el mundo encima. Se le abrieron las costuras y se le vieron las carencias. Aprovechó Nadal para empatar a dos sets.

Con esta derrota, Nadal pierde la posibilidad de ser número uno el próximo lunes

Sin 'tie break' en el quinto, el partido podía durar hasta que uno de los dos se desvaneciese. Y Nadal estuvo a punto en cuatro ocasiones. Salvó cuatro bolas de partido y coqueteó con el abismo en incontables ocasiones. Se vino entonces una montaña rusa, un segundo partido dentro del encuentro. Nadal comenzó seis juegos consecutivos con 0-15 y los salvó todos, esperando su oportunidad. Las pocas que tuvo las solventó el luxemburgués, que merece todo el mérito posible. Si alguien se acercó a la victoria fue él. En el juego número 28 tuvo la quinta bola de partido y un golpe largo de Nadal le dio la mejor victoria de su vida. La que nunca olvidará.

El británico Andy Murray, nº1 mundial y vigente campeón de Wimbledon, venció al francés Benoit Paire y se medirá al estadounidense Sam Querrey por una plaza en las semifinales.

El suizo Federer, tercer cabeza de serie, que busca un octavo título récord en Wimbledon, se impuso al búlgaro Grigor Dimitrov, y se medirá al canadiense Milos Raonic.

El checo Tomas Berdych, que ganó a la joven promesa austriaca Dominic Thiem, aguarda rival del partido Mannarino-Djokovic que se pospuso a hoy.

Perdió también ayer el español Roberto Bautista ante el croata Marin Cilic 6-2, 6-2 y 6-2. De este modo, Garbiñe Muguruza se queda como la última superviviente española en Wimbledon tras derrotar en tres sets a la alemana Angelique Kerber (4-6, 6-4 y 6-4). En los cuartos de hoy, Muguruza se enfrentará a la rusa Svetlana Kuznetsova.

Fotos

Vídeos