Nadal pierde la posibilidad de pelear por su tercer Wimbledon y por el número uno

M. SÁNCHEZ MADRID.

«He dado todo lo que tenía». Con esta frase se despedía Nadal de Wimbledon tras caer en los octavos del torneo ante el luxembugués Gilles Muller. En una de las batallas más duras que se recuerda en el All England Tennis Club, el balear cedió tras levantar dos sets a cero en contra y rozar con sus manos el pase a cuartos de final. «No era el resultado que esperaba», explicó en rueda de prensa Nadal.

La derrota deja patente que ni el grandísimo estado de forma de Roland Garros ha servido para recuperar su cetro en Wimbledon. Sin embargo, el gen competitivo de Nadal está ahí, y esta clase de partidos los perdió mucho más rápido en el pasado. En ese quinto set de 28 juegos se fue la posibilidad de levantar por tercera vez la copa dorada, pero no se desvaneció la ilusión de volver a intentarlo.

Lo que no podrá ocurrir el próximo lunes es que Nadal se despierte como número uno del mundo. La carambola que necesitaba el balear para acceder al trono mundial tendrá que esperar, aunque retendría el número dos siempre y cuando Novak Djokovic no ganase el torneo. El serbio es el único que puede arrebatarle a Andy Murray la condición de número uno. No obstante, las opciones de Nadal de volver al primer escalón son muy altas en los próximos meses, ya que solo defiende 370 puntos desde que acabe Wimbledon hasta final de año, por los 5.460 de Murray o los 3.830 de Djokovic.

Fotos

Vídeos