Garbiñe Muguruza busca la final de Wimbledon ante Rybarikova, la sorpresa femenina

M. SÁNCHEZ/EFE MADRID.

Los 'Grand Slam' a veces se alejan de la tiranía de las grandes raquetas y dejan paso a historias que casi se asemejan más a cuentos de hadas que a torneos de tenis. En Roland Garros, Jelena Ostapenko ganó el torneo en su segunda participación y con 20 años. Una locura para la letona. Un mes y poco después, Magdalena Rybarikova opta a dar la segunda gran campanada del año, pero para ello tendrá que hacer frente a Garbiñe Muguruza.

La española de origen venezolano quiere romper el sueño de la eslovaca y meterse en la segunda final de Wimbledon de su vida. Algo que en la Era Abierta solo consiguió una tenista española. Arantxa Sánchez-Vicario jugó las finales de 1995 y 1996 y cedió en ambas ante la alemana Steffi Graf. Muguruza, de llegar a la final, superaría la única participación en el partido definitivo de Conchita Martínez, que lo logró en 1994, pero a diferencia de Arantxa, la aragonesa levantó el trofeo.

Mientras, en la competición masculina de ayer, el suizo Roger Federer se quedó solo en las semifinales de Wimbledon, tras una jornada tormentosa para Andy Murray, derrotado por el estadounidense Sam Querrey, y la retirada de Novak Djokovic ante el checo Tomas Berdych.

Tanto Murray como Djokovic tuvieron problemas físicos. El de Dublane jugó lastrado por sus maltrecha cadera y perdió 12 de los últimos 14 juegos. Mientras, en su partido número 100 en Wimbledon, Federer batió a Raonic por 6-4, 6-2 y 7-6 (4).

Fotos

Vídeos