Octavos de final

Una excepcional Kvitova acaba con Muguruza

Muguruza felicita a Petra Kvitova.

La checa exhibió una derecha de escándalo y despidió a la española, que sólo será número uno si Pliskova no llega a la final y Svitolina a semifinales

MANUEL SÁNCHEZ

El sueño de Garbiñe Muguruza en Nueva York lo echó por tierra la derecha de Petra Kvitova. La checa derrotó a la española en dos mangas (7-6 y 6-3) y consiguió el pase a cuartos del Abierto de Estados Unidos a costa de una Garbiñe Muguruza que fue ‘break’ arriba en ambos sets. Además, la campeona en Wimbledon queda a expensas de los resultados de Karolina Pliskova y Elina Svitolina para ser número uno el 11 de septiembre.

Más información

Tras tres partidos excepcionales, a Muguruza le llegó la pájara. La hispano-venezolana tuvo enfrente a una jugadora de excepción. Dos veces campeona en Wimbledon (2011 y 2014) y ya totalmente recuperada de la agresión que sufrió en su mano derecha en diciembre del año pasado, la checa exhibió el juego que más le gusta. Buscar líneas y dominar al saque. No obstante, le costó encontrar el camino.

El partido comenzó como otra rutina más para Muguruza. Tras unos juegos de impás, la española rompió tras un fallo de Kvitova en la red, y tomó ventaja de 1-4. Y ahí llegó el momento clave del partido. Con 1-4 a favor, Garbiñe Muguruza perdió tres oportunidades de ‘break’ en el juego más largo del encuentro, y no pudo colocar el 1-5 en el marcador, lo que a la postre fue mortal.

En el juego siguiente, Kvitova quebró el servicio de la española y planteó las primeras dudas del torneo en la cabeza de su rival. El ‘contrabreak’ desconectó a Muguruza, que ya no volvió con continuidad en el resto del encuentro. Se pasó del 1-4 al 4-4, donde la hispano-venezolana salvó una bola de rotura, pero ya muy lejos del nivel de los cinco primeros juegos. Perder la ventaja la dejó muy tocada y cedió el saque para el 6-5 de la checa, quien se amilanó y permitió que Muguruza resurgiera por unos instantes para forzar el desempate.

Ahí, la española se adelantó con un resto espectacular (0-2), pero la derecha de Kvitova y los nervios de la de Caracas inclinaron la balanza. Con 4-3 en contra, Muguruza falló una volea muy sencilla y cometió una doble falta, lo que dejó el set en bandeja para la checa, que no falló (7-3).

La resurrección de una Muguruza muy tocada mentalmente se atisbó en el primer juego del segundo parcial, cuando se hizo con el saque de Kvitova. No obstante, la ventaja fue anecdótica. Kvitova mostró su mejor nivel en meses (volvió a la competición en Roland Garros), y dominó el partido al ritmo que quiso su golpeo de derecha (conectó 24 ganadores en total). La jugadora nacida en Bilovec recuperó la desventaja y se anotó cuatro juegos consecutivos (4-1). La española salvó un punto de partido en el octavo juego (5-3), y traspasó la presión a Kvitova, que tuvo que solventar tres bolas de ‘break’ para poder cerrar su tercera victoria.

Pese a la derrota, las opciones de la española de ser número uno del mundo siguen vivas. Si Svitolina no llega a semifinales, y Pliskova a la final, Muguruza ostentará el trono WTA el lunes de la próxima semana.

Carla Suárez tampoco pudo completar el pase a cuartos. La grancanaria cayó ante Venus Williams (6-3, 3-6 y 6-1) y se quedó a un paso de igualar su mejor participación en Nueva York, cuando en 2013 alcanzó los cuartos de final.

Shapovalov ya sabe quién es Carreño

En el cuadro masculino, el canadiense Denis Shapovalov, que en rueda de prensa previa al partido contra Pablo Carreño afirmó «no saber mucho acerca de su rival», cedió ante el empuje del asturiano, que venció en tres desempates por 7-6 (2), 7-6 (4) y 7-6 (3). Carreño, que remontó un 2-5 adverso en el primer parcial, alcanza por primera vez los cuartos de final en el Abierto de Estados Unidos y se medirá a Diego Schwartzman por un puesto en semifinales. El argentino, conocido cariñosamente como ‘peque’ debido a su estatura (mide 1,70 metros), derrotó en tres mangas a Lucas Pouille (7-6, 7-5, 2-6 y 6-2) y disputará los primeros cuartos de final de un ‘Grand Slam’, ronda en la que Carreño ya estuvo en el pasado Roland Garros, cuando se retiró ante Rafa Nadal por una lesión abdominal.

Además, Carreño asciende, con esta victoria, a su mejor posición en el ránking ATP, ya que provisionalmente ocupa el número 13. Con un triunfo ante Schwartzman, se metería en el ‘top ten’, aunque en este caso dependería de lo que hiciera David Goffin. Sin haber perdido un solo set en el torneo, y tras haber jugado ante cuatro jugadores de la previa, el gijonés aspira a todo en la parte baja del cuadro.

Fotos

Vídeos