La Rioja

Abierto de Estados Unidos

Nadal cae con honores

Rafa Nadal, durante el partido.
Rafa Nadal, durante el partido. / Efe
  • Lucas Pouille asombra al mundo y elimina a Rafa Nadal en un partido dramático a cinco sets (1-6, 6-2, 4-6, 6-3 y 7-6)

En uno de los escenarios más dramáticos posibles, Rafa Nadal se despide del Abierto de Estados Unidos tras perder la batalla del torneo ante el francés Pouille. Ni ir break arriba en el último set, ni salvar tres puntos de partido fue suficiente para solventar un partido trampa ante un jugador llamado a liderar el tenis francés.

El joven Pouille, número 25 del mundo, ofreció un recital de golpes planos, profundos y certeros a la línea. Un tenis elástico y propio de quien se crece en las grandes citas. Pouille juntó todos los ingredientes para dar una sorpresa descomunal. Tenía el tenis perfecto y la mentalidad de quien se ve vencedor. Cual vendaval, Lucas arrasó a Rafa en un primer set de escándalo, de línea a línea de la pista movía a Rafa a su antojo. Un parcial de 3-0 de inicio culminó con un 6-1 en contra del balear en el primer set. El partido había comenzado mal y Rafa no se podía permitir una derrota de tal magnitud, no en vano en el palco del manacorense se encontraba media familia Nadal. Su abuela Isabel, su padre Sebastián, su novia Xisca, su tío Miguel Ángel e incluso se acercó a disfrutar del tenis Raúl González, ex jugador del Real Madrid.

Todos ellos vieron la reacción de Rafa en el segundo set, la caída del tercero y el ascenso en el cuarto. Todos ellos vieron un espejismo que chocó con la realidad en el quinto set. Rafa no ganaba un partido a cinco sets desde que derrotó a Tim Smyczek en Australia 2015, y su último encuentro en el set definitivo se saldó con derrota ante Verdasco también en Oceanía. Los presagios eran malos, pero Rafa, con la inercia del cuarto set, llegó a ponerse 4-2 y 30-0. El partido estaba en su mano, pero un joven francés se lo robó. Pouille remó y consiguió igualar el marcador para llevar el partido al tie break (El Us Open es el único grande que incorpora la muerte súbita a sus partidos). El desempate no defraudó, y puso en jaque a los corazones de los espectadores. El mini break inicial para Rafa duró un suspiro y Pouille en un abrir y cerrar de ojos gozó de una ventaja de 6 a 3. Pero Rafa es Rafa, luchó y batalló hasta la extenuación. Si tenía que caer sería matando. Tanto fue así que llegó a salvar tres ‘match points’ y dispuso de una bola a media pista para fulminar con su derecha y tener punto de partido al saque. La red se encontró en el camino de Rafa y Lucas Pouille no desperdició la cuarta oportunidad.

Rafa Nadal no pudo entonar el ‘hasta luego Lucas’ pronunciado por su amigo Carlos Moyá en Australia 1997 y vio como un joven Lucas Pouille le despidió en un torneo que pintaba a alegrías. El Us Open 2016 ya es historia para Nadal, ahora toca pensar en la posible participación en la Copa Davis y la gira asiática. Estas deben ser las prioridades para un Rafa Nadal que cayó con los honores de todo un campeón.