Copa de Maestros

Federer se calma para llegar a semifinales invicto

Roger Federer, en la Copa de Maestros en Londres. /EFE
Roger Federer, en la Copa de Maestros en Londres. / EFE

Un intraquilo Roger Federer remonta a Marin Cilic y se mete invicto en sus décimo cuartas semifinales en la Copa de Maestros

MANUEL SÁNCHEZLondres

Octavo juego del partido. Federer desperdicia un 15-30, coge una pelota con la mano y la golpea más allá del marcador situado en lo alto del 02. El público murmulla, algo no va bien. Era un mediodía raro en Londres, con muchos huecos en la grada y una afluencia de gente muy diferente a la de las pasadas actuaciones del suizo, cuando más de 17.000 espectadores coparon las gradas del recinto situado al este de la capital. Enervado en ocasiones, molesto en otras, y sin demasiadas florituras, Roger Federer remontó al croata Marin Cilic (6-7 (5), 6-4 y 6-1) para concluir invicto su camino en la fase de grupos de las Finales ATP y avanzar a semifinales de este torneo por décimo cuarta vez en su vida.

Tras la batalla de dos horas con Zverev, quizás una victoria por la vía rápida ante el ya eliminado Cilic era la idea que pasaba por la cabeza de Federer. Cuanto menos desgaste, mejor. Quizás por eso, al comienzo del partido no corrió a por varias bolas a las que era imposible llegar, para mantenerse fresco. Quizás por eso también, se desesperó cuando cedió tres bolas de rotura en el primer juego o porqué gritó cuando uno de los varios 15-30 que tuvo se perdió más allá de la línea de fondo. Federer estaba ansioso por acabar y esa ansiedad le costó el primer set. No aprovechó su cuarta oportunidad de ‘break’ en el noveno juego y el primer parcial se fue al desempate. Cilic, a merced de los errores del suizo, se adelantó 4-1, y pese a que Federer consiguió, igual que hizo ante Zverev, igualar (4-4), un volea que pasó a centímetros de la red, le dio al croata el punto se set, que cerró con una derecha cruzada ante la que ni se inmutó Federer.

Más información

Cilic, que vio la venganza de la derrota en el pasado Wimbledon ante él, sostuvo el pulso hasta el décimo juego del segundo parcial. Federer, inquieto y nervioso, le metió una derecha paralelo al resto para sentenciar el set y mandar el partido al tercero.

A Cilic le pasó factura el estar ya fuera de competición y sin ningún objetivo en mente más que los 191.000 dólares (162.000 euros) que cada jugador se embolsa por victoria. Pero la ambición del dinero no fue suficiente, y un Federer más calmado, tomó primero una ventaja de 3-0, para, a la postre, cerrar por 6-1, ya con su rival penando en la pretemporada.

El suizo, que tiene un balance de 52 victorias y cuatro derrotas este año, pasa invicto a semifinales por décima vez, mientras que Cilic, abandona el torneo con tres derrotas, como ya le ocurrió en 2014.

«Tuve muchas oportunidades, sobre todo en el primer set, pero Cilic sirvió mejor en el ‘tie break’. Tenemos mucha presión encima, pero conseguí calmarme a partir del segundo set y jugué muy bien en el tercero. Finalmente pude lograr la victoria», aseguró el suizo.

    

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos