La Rioja

Milos Raonic, último campeón en Brisbane, frena a Rafa Nadal

El español Rafael Nadal vio dinamitadas sus opciones de salir campeón del torneo de tenis de Brisbane al ceder, por 4-6, 6-3 y 6-4, en la ronda de cuartos de final ante el canadiense Milos Raonic, el último triunfador en el certamen australiano.

Apenas siete días después de toparse en las semifinales del torneo de exhibición de Abu Dabi, en un partido que se saldó con triunfo del jugador español, Rafa Nadal y Milos Raonic volvieron a retarse. Esta vez, sobre el cemento azul de Brisbane. En juego estaba una plaza en la penúltima ronda de una cita que ambos incluyeron en sus respectivos calendarios como preparación para el Abierto de Australia.

El pulso estuvo en el fondo y en la red. También en el resto y en el saque, exigido Nadal por un Raonic que en la actualidad presume de ser el tercer mejor tenista del circuito. Al jugador de origen montenegrino solo le superan Andy Murray y Novak Djokovic. Poderoso se está mostrando en la apertura de una campaña que afronta con la motivación de reencontrarse con su mejor juego. Ayer fue ambicioso con su servicio, agresivo con el de su adversario y a menudo dominador desde la línea de fondo. Así construyó un 4-6 que, a la sexta oportunidad, premió su buen rendimiento en la primera manga.

Rafa Nadal sostuvo su nivel en el segundo set, pero Milos Raonic incrementó el suyo. Apoyado en su potente servicio, el canadiense equilibró el envite valiéndose de una rotura en el octavo juego, el primero en el que el exnúmero uno del mundo titubeó. Nadal volvió a fallar en el comienzo del tercer parcial y se alejó irremediablemente del triunfo. Los repetidos golpes ganadores de Raonic, que elevó a 23 el total de saques directos, neutralizaron la reacción de Nadal. El español debió aceptar la remontada de su adversario y su consiguiente eliminación después de dos horas y 20 minutos. Esta es su segunda derrota en partido oficial ante el canadiense.

Abandono de Garbiñe

Además de la derrota de Nadal, Garbiñe Muguruza vio truncada su progresión en Brisbane por unas molestias en el aductor de la pierna derecha que este viernes le obligaron a retirarse de su compromiso de semifinales ante la francesa Alizé Cornet.

La vigente campeona de Roland Garros caía por 1-4 en el set inicial cuando se vio forzada a anunciar su abandono. «Venía notando el aductor muy cargado con todos los partidos y no he querido forzar para evitar que fuera a más», explicó.