La Rioja

TENIS

Bautista no puede repetir su hazaña en la final

Andy Murray, segundo cabeza de serie, se coronó hoy campeón del Masters 1000 de Shanghái, su sexto título del año, tras vencer en la final a la revelación del torneo, el español Roberto Bautista, en dos sets (7-6(1) y 6-1), que duraron una hora y 36 minutos. La final contra el castellonense, que venía de ganar al primer favorito, el serbio Novak Djokovic, en semifinales, fue igualada en el set inicial hasta la llegada del tie-break, en el que numerosos errores no forzados del español dieron esa primera manga al escocés.

Bautista había plantado cara hasta el 5-4, cuando Murray ya dispuso de tres bolas de set que desaprovechó, y el español mostró su combatividad al romper el siguiente servicio del británico, para forzar un tie-break que sin embargo no supo aprovechar.

El segundo set se puso cuesta arriba para Bautista desde el principio, con el primer servicio del español roto por Murray sin que el de Castellón lograra ningún punto, y desde entonces el británico, que ya había ganado la semana anterior el Abierto de China en Pekín y no ha cedido ningún set en esta gira china, fue netamente superior.

Bautista, que jugaba su primera final de un Masters 1000, asciende tras su buena actuación en Shanghái seis puestos en la clasificación ATP (del 19º al 13º), mientras que Murray, vencedor este año de Wimbledon y oro olímpico en Río, acorta distancias con Djokovic en la liza por el número uno mundial.

A Murray y Djokovic, quien atraviesa un momento de baja forma y cansancio mental que le obligaron a cancelar la semana pasada su participación en Pekín, les separan sólo 915 puntos, acortando 640 con respecto a la semana anterior, aunque el escocés da por hecho que a finales de este año el serbio liderará la lista de la ATP. El escocés logra su tercera victoria en el Masters 1000 de Shanghái, tras las de 2010 y 2011, y consigue el título número 41 de su carrera en la ATP, con lo que iguala al retirado sueco Stefan Edberg como el decimoquinto de la historia con más trofeos.